Buenos Aires. Brasil y Argentina acordaron este martes encarrilar por la vía de la negociación el conflicto bilateral desatado por las últimas medidas proteccionistas que amenazan dañar las exportaciones de los dos mayores socios del Mercosur.

“Ambos gobiernos comenzaron a consensuar y coordinar los temas de la agenda”, a ser considerados en una reunión a nivel de secretarios de Industria la semana próxima, sin fecha ni lugar decididos, aunque será en Buenos Aires o en Foz de Iguazú, informó la secretaría argentina de Industria.

La crisis estalló cuando la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, frenó la semana pasada exportaciones argentinas de automotores y autopartes, que representan unos US$7.000 millones este año.

Las licencias no automáticas (que implican demoras aduaneras) dispuestas por Brasilia fueron interpretadas por sectores empresarios como una represalia a las trabas que la presidenta argentina, Cristina Kirchner, había impuesto a alimentos, maquinarias agrícolas y calzado brasileños, entre otras mercancías.

“Tuvimos un encuentro muy positivo y tanto Argentina como Brasil vamos a privilegiar la relación de socios estratégicos. Los secretarios (de Industria) trabajarán sobre una agenda que incluirá todos los temas pendientes tanto puntuales como estructurales”, señaló la ministra de Industria, Débora Giorgi.

Del encuentro de conciliación participarán el secretario argentino de Industria, Eduardo Bianchi, y su par brasileño, Alessandro Texeira, según el acuerdo alcanzado el martes por Giorgi con el embajador de Brasil en Argentina, Enio Cordeiro.

“Serán dos días de trabajo (en Foz o Buenos Aires)”, se informó en la declaración, en momentos en que en las empresas industriales de ambas naciones crecía el temor a una escalada sin tregua.

La Cámara Argentina de Importadores había advertido este martes que se atraviesa “el momento de mayor tensión comercial con Brasil”, a raíz de los mutuos obstáculos a la libre circulación de mercancías.

El impacto causado por Brasil contra Argentina responde a que un 80% de las exportaciones de vehículos argentinos (447.000 unidades) se dirigieron a Brasil en 2010, así como el 65% de las autopartes, por un monto global de unos US$7.000 millones , según la consultora Abeceb.com.

Brasil tiene en Argentina a su tercer socio comercial en orden de importancia, después de China y Estados Unidos, con un volumen bilateral de intercambio de cerca de US$33.000 millones en 2010, con un déficit de poco más de US$4.000 millones para Argentina, según cifras oficiales.

El Mercosur, que se completa con Uruguay y Paraguay, ha atravesado desde su nacimiento en 1991, ardorosos conflictos comerciales, zanjados siempre en el más alto nivel por los gobiernos que lo consideran un bloque estratégico.

En el año en que Argentina elige presidente, en octubre, el poderoso sindicato de mecánicos lanzó este martes un alerta al afirmar que podrían caer la producción y los puestos de trabajo de la planta de General Motors en Rosario (al norte), pues el 60% de sus ventas se dirigen a Brasil.

La industria automotriz es la locomotora del crecimiento industrial en Argentina, al explicar casi 50% del aumento en la producción global del sector, según cálculos de la patronal de fabricantes de vehículos.