Buenos Aires. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, firmará contratos comerciales con China por US$10.000 millones en su visita al país asiático la próxima semana, indicó este martes el canciller argentino, Héctor Timerman.

El viaje de la mandataria argentina se da en momentos en que el país sudamericano mantiene una disputa por trabas a sus exportaciones de aceite de soja a China, principal comprador mundial de ese producto.

El programa de Fernández considera un encuentro con su colega chino, Hu Jintao.

"Es un viaje realmente que nosotros vemos que va a hacer de China y la Argentina dos socios importantísimos, no sólo para temas comerciales sino también políticos", dijo Timerman a la radio local Millenium.

Las trabas de China surgieron después de que Argentina impusiera restricciones a la importación de bienes industriales de origen chino.

En 2009, las ventas del complejo sojero argentino representaron US$16.199 millones y las exportaciones de aceite de la oleaginosa a China fueron de alrededor de US$1.400 millones.

Solución en breve. Desde abril, hubo negociaciones para destrabar el conflicto, que hasta el momento no fue solucionado.

Sin embargo, la noche del lunes, el ministro de Agricultura argentino, Julián Domínguez, dijo que su país esperaba que la disputa se resuelva en los próximos meses.

"Estamos convencidos de que el comercio de aceite de soja va a ir progresivamente normalizándose en los próximos meses", afirmó durante una visita a Brasil. "El comercio nunca se ha interrumpido definitivamente", añadió.

Operadores y fuentes del mercado aseguran que las ventas de Argentina, el mayor exportador mundial de aceite de soja, a China, principal comprador del producto, siguen congeladas desde fin de marzo, cuando el gigante asiático impuso restricciones a las importaciones del derivado.

Con información de Reutes