Buenos Aires. "No me sorprendería que empresas de Singapur realicen nuevas inversiones en Argentina", indicó una fuente de la agencia gubernamental de promoción de exportaciones de Singapur (International Exports Singapore), en el marco de una visita realizada por esta agencia al país asiático.

La primera reunión de consultas políticas bilaterales realizada en este país en marzo último entre el vicecanciller argentino Eduardo Zuaín y su par Chee Wee Kiong ilustra un interés mutuo que se materializó con el nombramiento de un embajador no residente en Argentina, el empresario Ow Chio Kiat.

Considerado junto a Taiwan, Hong Kong y Corea del Sur como uno de los cuatro tigres asiáticos por su rápido crecimiento económico entre la década del 70 y 90, Singapur aprovechó su ubicación en el extremo sur de la península de Malasia para convertirse en el segundo puerto de importancia a nivel mundial.

La empresa insignia de Singapur dedicada a la logística de carga marítima, PSA, se expandió en todos los continentes y Argentina fue la puerta de entrada a Latinoamérica.

La subsidiaria Exolgan Container Terminal es la principal terminal de carga y descarga de containers en el puerto de Dock Sud y constituye una de las tres terminales que la empresa administra en la región, además de Colombia y Panamá.

En tanto, empresas argentinas como Tenaris y Bagó eligieron a este país de apenas 710 kilómetros cuadrados y 5,4 millones de habitantes para radicarse y operar desde aquí sus negocios en el sudeste asiático.

Con escasos recursos naturales como agua y tierra, Singapur optó por potenciar una industria de alto valor agregado en el campo tecnológico y petroquímico. Sin recursos hidrocarburíferos propios, el país importa petróleo de Medio Oriente y posee la segunda planta con mayor capacidad de refinación a nivel mundial.
Su actividad en la industria hidrocarburífera también incluye la construcción de plataformas petroleras para yacimientos off-shore. Una de sus torres de perforación opera actualmente en Tierra del Fuego para la compañía francesa Total.

La existencia de hidrocarburos no convencionales en Argentina no pasa desapercibida en el país asiático. En diálogo con Télam, fuentes de IES y del ministro de Industria y Comercio de Singapur remarcaron la necesidad de que la industria se desarrolle con mayor sustentabilidad en países como EEUU y China antes de decidir su participación en el sector.

También coinciden en admitir que el mercado doméstico de Singapur es pequeño, pero destacan las ventajas legales que ofrece el país para la radicación de empresas interesadas en expandir sus negocios en la región.

El intercambio comercial entre ambos países alcanzó 247 millones de dólares el año pasado y mostró un crecimiento del 127% interanual de las importaciones realizadas por Argentina en el primer trimestre.

Las exportaciones argentinas, en tanto, mostraron una baja del 15% durante los primeros tres meses del año.