Luego del anunció por parte del Departamento de Trabajo de EE.UU. de desembolsar dos millones de dólares para la política laboral, el ministro del Trabajo, Rafael Pardo Rueda, dijo que Colombia avanza con pie firme frente a la implementación del Tratado de Libre Comercio (TLC).

El gobierno colombiano trabajará de manera conjunta con el Grupo Legislativo Estadounidense de Monitoreo del plan de acción, para recoger inquietudes sobres quejas y avances en materia laboral, dijo Pardo.

La inyección de recursos anunciada por el Departamento del Trabajo de Estados Unidos por US$2 millones de dólares, se suma la gestión adelantada para el desarrollo de un proyecto de crédito en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para Colombia por cerca de US$100 millones, que serían destinados a fortalecer el sistema de capacitación del SENA, implementar tres proyectos de mercado laboral e incluso a proteger a la mujer colombiana en su ámbito laboral.

El Ministro del Trabajo destacó que a tan solo tres meses de haberse creado la entidad, el éxito de la visita refleja el gran esfuerzo de la recientemente creada cartera laboral colombiana, dice el comunicado de prensa de la entidad estatal.

La secretaria del Trabajo de Estados Unidos, Hilda Solís, ratificó el esfuerzo de Colombia al enunciar que hasta la fecha, "Colombia ha cumplido con cada hito en el plan de acción”.

Fortalecer la OIT en Colombia ayudará a fortalecer el sistema de derechos laborales al tiempo que permitirá robustecer el esfuerzo del gobierno colombiano en tal sentido.

El TLC, firmado en noviembre de 2006, fue aprobado por ambas cámaras del Congreso de EE.UU. en octubre pasado pero la Oficina del Representante de Comercio Exterior (USTR) es la que determinará la fecha para su entrada en vigor.

El Ministro de Trabajo, Rafael Pardo, aseguró que le propuso al gobierno de Estados Unidos adelantar reuniones periódicas para vigilar el cumplimiento del "plan de acción" que condiciona la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio (TLC).

Pardo dijo que en diciembre pasado propuso reuniones regulares con el Grupo Legislativo estadounidense de Monitoreo del plan de acción "por lo menos cada dos meses".

El jefe de la cartera del Trabajo de Colombia, consideró prudente incluso que ese grupo, compuesto por diez legisladores demócratas, sea permanente para compartir inquietudes, quejas, críticas y "tener un monitoreo permanente. La meta de Colombia es que el TLC entre en vigor "lo más pronto posible", dijo.

En abril del año pasado, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, suscribió con el presidente Barack Obama el mencionado plan de acción para fortalecer las protecciones laborales y combatir la violencia contra sindicalistas, a cambio de que se enviara al Congreso el TLC para su votación definitiva.

"Cumplir con el plan de acción es de interés del gobierno colombiano; no consideramos esto una imposición... el presidente Santos considera que esto es muy positivo para Colombia", afirmó Pardo, en el informe de prensa.

El TLC, firmado en noviembre de 2006, fue aprobado por ambas cámaras del Congreso de EE.UU. en octubre pasado, pero la Oficina del Representante de Comercio Exterior (USTR) es la que determinará la fecha para su entrada en vigor.

Durante la gira, Pardo se reunió con líderes de ambas cámaras del Congreso, funcionarios de la Administración Obama, representantes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y de organizaciones no gubernamentales.