Quito. Las importaciones realizadas desde Ecuador cayeron en un 34,17% al comparar el periodo enero-julio de 2016 con iguales meses del año pasado. Estas compras pasaron de $ 12.767,57 millones a $ 8.404,5 millones. Y esa contracción contribuye a que la balanza comercial sea positiva: $ 963,7 millones, en 2015 estaba en números rojos ($ -1.429,64 millones). Son datos del último reporte del Banco Central del Ecuador.

Las exportaciones también cayeron pero menos: 17,37%. En 2015 se vendieron $ 11.337,93 millones en esos siete meses del año pasado, en este se van exportando $ 9.368,28 millones.

Para el director ejecutivo de Fedexpor, Daniel Legarda, la balanza comercial positiva deja un mal sabor, pues el resultado es por restricción de importaciones y no por más exportaciones, que sería lo más sano y dejaría más divisas. Asegura que la caída de importaciones se ubica de manera importante en materias primas y bienes de capital, estrechamente ligados a la producción e industria.

Efectivamente, los datos del Central muestran que la baja más importante, después de la importación de combustibles ($ 1.235 millones menos) es en materias primas, una caída de $ 1.218,5 millones. Siguen bienes de capital y de consumo.

Legarda explica las caídas por la baja de la actividad económica, dentro de la cual las salvaguardias también han sido un desincentivo. Reconoce que la apreciación del dólar ha frenado la competitividad, pero dice que no se ha cumplido con pagar el drawback a los exportadores y que el Gobierno mantiene una deuda de $ 180 millones a $ 200 millones; que solo una parte se ha pagado al sector atunero, por el terremoto.