Asunción. El Banco Central de Paraguay (BCP) elevó del 4% al 4,5% su estimación de crecimiento económico del país, en la primera revisión desde diciembre último. Un mejor desempeño de la agricultura y mayor dinamismo del sector servicios incidieron en los ajustes realizados, explicaron este viernes los analistas.

“Este primer ajuste a la estimación del PIB se debe principalmente a los resultados en el sector agrícola”, señaló Miguel Mora, gerente de Cuentas Nacionales del BCP.

Además, explicó que la producción de granos, que en principio estuvo amenazada por la sequía debido al fenómeno climático de La Niña, sin embargo, los productores superaron con éxito este trance, logrando resultados por encima de lo estimado inicialmente.

En la previsión anterior, en diciembre de 2010, el BCP estimó que el sector primario en su conjunto crecería 1,4%, y ahora elevó su estimación al 4,9% en virtud a los excelentes resultados del sector en el primer trimestre.

En contrapartida, el BCP observó una caída importante en el sector secundario, desde una estimación de crecimiento del 5,6% bajó a 3,5% por disminuciones importantes en la industria de la carne vacuna, como efecto de una menor exportación del producto a mercados importantes como Chile.

Este país disminuyó su demanda de la carne paraguaya últimamente, no obstante el funcionario de la banca matriz mencionó que existen muy buenas perspectivas de este sector para los próximos meses.

Destacó que a pesar de la baja en el volumen exportado, el sector no se resiente debido a los buenos precios en que se cotizan en el mercado internacional.

En tanto que las estimaciones para el sector terciario (servicios) e impuestos se mantienen constantes respecto a previsión de diciembre pasado. El comercio sigue en expansión, en relación con la mayor oferta de bienes (nacionales e importados) comercializados.

De acuerdo con las estimaciones de la banca matriz, el crecimiento económico del 4,5% para el año 2011, está sustentado en 30,4% por el sector primario, en 13,7% por el sector manufacturero, incluido los sectores de construcción y electricidad y agua, en 48,3% por el sector de los servicios, y en 7,6% por los impuestos a los productos.