Marrakesh. El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, dijo este sábado que se necesitaban reformas más ambiciosas a las normas presupuestarias de la Unión Europea (UE) que aquellas propuestas por el brazo ejecutivo del bloque.

Las declaraciones de Trichet encendieron un debate sobre las reformas de la UE antes de un encuentro de los ministros de Finanzas en Luxemburgo el lunes para completar la mayor reforma de las normas fiscales que sostienen al euro desde la creación de la divisa única en 1999.

Los ministros buscarán un consenso sobre un informe destinado a los líderes del bloque acerca de cómo endurecer las normas para evitar una nueva crisis de deuda soberana, como la desatada por Grecia.

"Algunas de las propuestas de la Comisión (Europea) van en la dirección correcta, pero para la zona euro se necesitan reformas más ambiciosas para asegurar el rápido funcionamiento de la unión monetaria", dijo Trichet en la Conferencia de Política Mundial en Marrakesh.

Los comentarios de Trichet recalcan sus declaraciones de la semana pasada en Washington.

La comisión presentó el mes pasado un conjunto de propuestas para imponer sanciones mucho antes y con menos discreción ministerial a países del conglomerado que rompan el pacto de Estabilidad y Crecimiento, que norma fiscalmente a la UE.

Trichet sostuvo que todos los plazos en el marco del procedimiento de déficit excesivo deberían ser "reducidos significativamente" y las sanciones deberían aplicarse "cuasi-automáticamente".

Además, cuando los indicadores económicos revelan problemas fiscales, los países deberían ser enviados automáticamente a un análisis profundo, incluyendo misiones de la comisión y el BCE.

Un organismo independiente de expertos debería crearse para entregar evaluaciones externas y el código de práctica de las estadísticas europeas debería consagrarse dentro de la regulación.

Finalmente, los Estados miembro deberían anclar el nuevo marco de supervisión en la legislación nacional, agregó.

Trichet dijo que los países europeos necesitan buscar reformas estructurales, incluso enfrentando la resistencia popular, a fin de aumentar su potencial de crecimiento.

"Este potencial de crecimiento es muy débil", indicó.

Con la zona euro aparentemente fuera de peligro inmediato de una verdadera crisis de deuda y algunos Estados enfrentando grandes protestas contra sus planes de austeridad, la resolución para endurecer las normas fiscales podría debilitarse.

La inflación se mantendrá moderada en el 2011, declaró Trichet, y se espera que en el término medio a largo se mantenga en línea con la definición del BCE de estabilidad de precios.