Lima, Andina. La economía peruana habría crecido 7,5% en marzo pasado, mostrando una tendencia positiva todavía, pese a un menor ritmo de crecimiento que en los meses previos, estimó este sábado el Banco de Crédito del Perú (BCP).

De esta manera se está moderando el ritmo de crecimiento de la economía peruana, debido a una combinación de factores, tanto externos como internos, indicó a la agencia Andina.

Esta desaceleración de la actividad económica estaría asociada a la moderación en el ritmo de crecimiento de la economía mundial, en particular de algunos socios comerciales importantes para el Perú, la incertidumbre electoral y los ajustes monetario y fiscal que estarían en marcha, precisó, asimismo, el reporte semanal del banco.

Aunque, refirió que el ajuste fiscal en el Perú se está realizando con matices (rebaja en la tasa de algunos impuestos e incrementos de sueldos).

“Estos eventos, además, han generado una revisión a la baja en nuestras expectativas de crecimiento para el año, las que ahora se ubican en 6%, desde una proyección anterior de 7%”, manifestó.

De esta forma, el banco consideró que la actividad económica desestacionalizada parece haber llegado a un techo en enero, para desde entonces mostrarse relativamente estable, como lo sugiere nuestra estimación para el mes de marzo.

“El ritmo de crecimiento anualizado de los últimos tres meses habría pasado de 10,2% en diciembre del 2010 a 1,8% en marzo del 2011, luego de haber sido de 3,7% en febrero”, precisó.

Por otro lado, mencionó que la inflación en abril se mantuvo alrededor de 0,7%, por segundo mes consecutivo, lo que no se observaba desde el primer trimestre del 2008.

De esta manera, la inflación acumulada en los cuatro primeros meses del año llegó a 2,2%, mientras que la correspondiente a los últimos doce meses se ubicó en 3,3%, el mayor ritmo anual desde mayo del 2009.

“Es cierto que la inflación de los cuatro primeros meses del año tiende a ser alta, pero el ritmo actual sólo es ligeramente menor al registrado en el mismo período del 2008 (2,3%), cuando la inflación llegó a 6,7% ese año”, anotó.

A esto debemos sumar además el efecto del precio del petróleo, que eventualmente debería ser trasladado a precios domésticos, añadió.

Asimismo, manifestó que, en lo que parece ser un cambio en las expectativas sobre el escenario político, el tipo de cambio corrigió significativamente la tendencia al alza que venía mostrando en semanas anteriores.

“Sin embargo, ello también podría estar reflejando que los agentes esperen mayores incrementos en la tasa de referencia debido al comportamiento de la inflación”, sostuvo.

En este contexto, comentó que la decisión del Banco Central de Reserva (BCR) sobre su tasa de interés de referencia, dependerá, en gran medida, de si la moderación en el crecimiento económico es percibida como temporal o permanente.

“De ser este último el caso, una mayor tasa de interés referencia podría sobrecastigar el ritmo de crecimiento en la segunda mitad del año”, advirtió.

No obstante, las presiones inflacionarias hacen muy complicado que el BCR se tome una pausa en el actual ciclo al alza de la tasa de interés de referencia, opinó.

“Por el contrario, es de esperarse que suba su tasa de interés en 25 puntos básicos el día de hoy (jueves), con lo que llegaría a 4,25%”, previó.

En ese contexto, anticipó que la tasa de interés de referencia, para fin de año, se situaría en, al menos, 5%.