Para diversificar su comercio, México debe aprovechar su extensa red de acuerdos comerciales para ofrecer productos en los que es altamente competitivo a países a los que tradicionalmente ha exportado poco.

Esta es una de las conclusiones de una investigación que la consultora IQOM Inteligencia Comercial llevó a cabo por encargo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) como un aporte a la discusión en el país sobre la importancia de la diversificación comercial.

Los resultados fueron presentados en una ponencia de Herminio Blanco, Jaime Zabludovsky y Sergio Gómez Lora, co-autores del estudio. Paolo Giordano, Economista Principal de Integración y Comercio del BID, ofreció comentarios sobre el estudio, e hizo hincapié en el reciente desempeño comercial de México en comparación a los otros países de América Latina y el Caribe.

“En los últimos 25 años, México ha logrado armar una red de acuerdos comerciales, atraer inversión extranjera y destacarse en sectores altamente competitivos a nivel internacional’, dijo Verónica Zavala, Representante del BID en México. “Tiene todo para seguir expandiéndose a nuevos mercados”.

El informe producido por IQOM hace un análisis profundo de la evolución y composición del comercio exterior de México, desde la entrada del país en el acuerdo internacional GATT en 1986, la adopción del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en 1994, y numerosos otros acuerdos que garantizan el acceso preferencial a los mercados de 46 países de América, Europa y Asia. Gracias a éstos, el comercio exterior de México se multiplicó 6,6 veces entre 1993 y 2015.

Sin embargo, el 81% de las exportaciones mexicanas son destinadas a los Estados Unidos; ese número sube al 84% si se incluye a Canadá.

El informe, que estará disponible en los próximos meses, identifica 130 productos de los sectores agropecuario, agroindustrial e industrial donde México demuestra alta competitividad y que representan el 59% del total exportado por el país.

Los sectores que se destacan con potencial exportable son el automotriz (vehículos y partes) y equipos eléctricos (que incluyen monitores, teléfonos, radios, motores, bocinas y partes). Siguen máquinas y aparatos mecánicos (que incluyen unidades de proceso y de memoria, refrigeradores y aire acondicionado, compresores y secadoras), equipos ópticos y médicos, artículos manufacturados y otros sectores, que van desde el agropecuario a los minerales y envases, entre otros productos.

El estudio también identifica diversos países y regiones que ya compran esos productos, pero donde existe potencial para aumentar la participación en el mercado. Entre los países y regiones se destacan Canadá, Nueva Zelandia y Australia, Noruega, Japón, los países de la Alianza del Pacifico (Perú, Colombia, Chile), varios países de América Central y el Caribe, y el medio oriente.

Para lograr una mayor penetración de dichos productos en los mercados identificados, los investigadores recomiendan que tanto el gobierno como el sector privado profundicen el conocimiento para identificar formas de superar las barreras no arancelarias, de mejorar los canales de distribución, y de disminuir los costos de transporte, entre otros.

Blanco fue Secretario de Comercio y Fomento Industrial de México entre 1994 y 2000, Subsecretario de Negociaciones Internacionales, y Jefe Negociador del TLCAN. Zabludovsky fue subjefe de la negociación del TLCAN, y Gomez Lora durante nueve años representó a México en negociaciones comerciales internacionales.