La Paz. Ante el panorama adverso en exportaciones, que generó que los tres últimos años tuvieran déficits comerciales para Bolivia, el gobierno y los empresarios privados plantean dinamizar las ventas externas con valor agregado a mercados de Asia y Europa.

Así lo consideró, en entrevista con Xinhua, el viceministro boliviano de Comercio Exterior e Integración, Wálter Clarems Endara Vera, quien consideró como fundamental la recuperación de exportaciones por el efecto multiplicador que tiene en el crecimiento económico y las Reservas Internacionales Netas (RIN), entre otros.

"En los últimos años, Bolivia ha sufrido un descenso en sus exportaciones, por eso ha trabajado de manera conjunta para tratar de minimizar esta caída y buscar intensificar el sector exportador con valor agregado. Por ejemplo, ofrecer productos orgánicos de primera calidad", afirmó el viceministro.

Como consecuencias de la crisis del precio del petróleo West Texas Intermediate (WTI), desde el 2015 Bolivia registró una relación negativa con sus principales socios comerciales, es decir, que el valor de las exportaciones que percibe el erario nacional no cubre el costo de las importaciones y la cifra fue en aumento hasta el presente.

"Esta situación afectó a la reducción de las reservas internacionales y bajó el buen ritmo de crecimiento económico", agregó Endara Vera.

De acuerdo con el viceministro boliviano, el país ha trabajado en coordinación con diferentes carteras de Estado y privados en la priorización de la oferta exportable, gestionando la eliminación de restricciones y prohibiciones para el ingreso de productos bolivianos a terceros mercados.

"Hemos buscado incrementar las exportaciones del sector no tradicional mediante acciones conjuntas para no ser dependientes de las exportaciones tradicionales como gas y minerales", dijo Endara Vera.

"Hemos buscado incrementar las exportaciones del sector no tradicional mediante acciones conjuntas para no ser dependientes de las exportaciones tradicionales como gas y minerales", dijo.

Asimismo, el funcionario boliviano afirmó que "como Estado creemos que es necesario priorizar la oferta exportable del país y generar acciones que nos permita generar el bajo aprovechamiento de los acuerdos comerciales que Bolivia tiene suscritos".

Además, dijo que es necesario identificar aquellos mercados que representan un potencial interesante para los productos bolivianos como los países asiáticos y algunas naciones de Europa como Rusia.

Recordó que su gobierno agilizó trámites para el reconocimiento del estatus sanitario de productos alimenticios en nuevos mercados, como en Asia, donde ya se comercializan productos alimenticios bolivianos como la castaña y el sésamo; y donde se busca la apertura a otros como la quinua, el café, la chía, infusiones y la carne bovina.

Endara Vera consideró fundamental la alianza entre el sector privado y el Estado para generar una serie de políticas que permitan posicionar a Bolivia en los mercados internacionales, donde los productos con valor agregado y orgánicos puedan ingresar con buenos precios y de manera permanente.

"Debemos generar una base exportadora que se adecue a las necesidades del mercado, generando acciones de promoción, misiones comerciales, participación en ferias especializadas, gestiones gubernamentales que allanen el camino de su inserción internacional", aseveró.

Además, manifestó que ante el panorama adverso del comercio exterior boliviano se aplican medidas para revertir la balanza comercial negativa registrada en los últimos años.

Entre las medidas tomadas por el gobierno boliviano, Endara Vera destacó un mayor crecimiento en la actividad económica, ajustar sus déficits gemelos (comercial externo y el déficit fiscal) y alcanzar una alianza público-privada para estimular al sector no tradicional.

El saldo negativo de Bolivia registrado el año pasado, fue el tercero durante los 12 años de gobierno del presidente Evo Morales, ya que entre 2006 y 2014 mantuvo un superávit comercial por exportaciones de gas natural.