La Paz. La última vez que Bolivia registró un superávit comercial fue en abril de 2017 cuando la cifra llegó a US$2,9 millones. En mayo de este año, el monto creció hasta US$124 millones, impulsado principalmente por la subida de precios de las materias primas.

“Esto refleja el dinamismo que está teniendo, tanto el mercado interno en Bolivia como el mercado externo, ya sea con la mejora de los precios o con la demanda de hidrocarburos y minerales”, explicó a Bolivia Tv el director del Instituto Nacional de Estadística (INE), Santiago Farjat Bascón, según un reporte de la agencia estatal ABI.

Las ventas externas de Bolivia en mayo de 2018 llegaron a US$847,6 millones frente a los US$670,2 millones obtenidos en la gestión pasada (26,5%). En tanto, en el mismo periodo, el valor de las compras pasó de US$680,6 millones a US$800,9 millones (9,6%).

El funcionario precisó que la extracción de hidrocarburos a mayo de este año refleja un incremento del 24% respecto al mismo período de la gestión pasada y la producción de minerales un 25,3% más que en similar periodo.

“Esto implica no únicamente un incremento de precios internacionales de los comodities, sino también una regularización de la demanda por parte de socios estratégicos como Argentina y Brasil con respecto al gas”, expresó.

Indicó que si bien el saldo comercial acumulado hasta mayo de 2018 refleja todavía una cifra negativa, la misma es un 84% menor a los US$163 millones del déficit en el mismo periodo del año pasado.