El gobierno de Bolivia exhortó hoy a su par de Chile solucionar a la brevedad posible el paro indefinido que cumplen los aduaneros de ese país, pues considera que genera millonarias pérdidas al comercio internacional y afecta a los derechos humanos de los transportistas bolivianos bloqueados en la frontera.

La Cancillería de Bolivia, a través de un pronunciamiento oficial distribuido a los medios de prensa en La Paz, manifestó que el conflicto que los aduaneros chilenos impide el libre tránsito de la carga boliviana y deja a más de un millar de conductores sin alimentos y agua.

"El Ministerio de Relaciones Exteriores exhorta, una vez más, al gobierno de Chile a tomar con carácter de urgencia, las medidas necesarias para resolver el conflicto que origina el paro nacional en marcha, así como para garantizar el respeto y la vigencia de los derechos humanos de los ciudadanos bolivianos afectados", citó un comunicado.

El gobierno boliviano confirmó la denuncia que los transportistas hicieron de que en los puntos en los que se encuentran parados no pueden acceder con facilidad a los alimentos ni al agua de consumo humano.

La administración del presidente Evo Morales considera que la recurrencia de paros en Chile constituye una agresión económica a Bolivia, porque esas medidas de presión impactan negativamente en el comercio exterior y los sectores productivos y de transporte del Estado Plurinacional.

La Asociación Nacional de Funcionarios de Aduanas de Chile (Anfach) cumple desde el miércoles un paro de actividades que generó la paralización de cerca de 1.500 camiones bolivianos en la frontera, con afectaciones al comercio del país andino amazónico.

La Anfach denuncia que la oferta de su gobierno desconoce el proceso de encasillamiento, limita la incorporación de funcionarios que cumplen la antigüedad acordada, desconoce la retroactividad al 1 de enero de 2018 en caso que el proceso termine posterior a esta fecha, entre otros.

Ante esta situación, el Ministerio de Relaciones Exteriores denuncia la flagrante vulneración del derecho de Bolivia al más amplio y libre tránsito por territorio y puertos chilenos.

Por su lado, el presidente de la Cámara de Transporte, Gustavo Rivadeneira, en declaraciones a los periodistas en La Paz este sábado, dijo que cerca de 1.500 camiones bolivianos de carga internacional se encuentran parados en la frontera a causa del paro de aduaneros en Chile.

Los transportistas dijeron a la Cancillería boliviana que se les acabaron los alimentos y no pueden comprar víveres porque no les permiten las autoridades chilenas.

"En la frontera con Chile, en Chungará, hay por lo menos 1.380 camiones que están parados, pero la cantidad sigue en aumento. Los choferes no pueden abastecerse de alimentos, queremos denunciar que los carabineros de Chile no permiten el abastecimiento" , denunció.

Anticipó que pedirán al gobierno de Evo Morales denunciar ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) el maltrato que sufren cuando se realizan estas protestas en la frontera de Chile.

El gobierno boliviano confirmó la denuncia que los transportistas hicieron de que en los puntos en los que se encuentran parados no pueden acceder con facilidad a los alimentos ni al agua de consumo humano.

La Cancillería manifestó en su comunicado su profunda preocupación porque los transportistas bolivianos y sus acompañantes (al menos 3.000 personas), desde hace tres días, están sufriendo extremas condiciones climatológicas, dificultad para acceder a alimentos, agua y servicios sanitarios.

     Además, exteriorizó su alarma porque esta situación puede agravarse de no recibir pronta y debida asistencia y de mantenerse el paro indefinido de los aduaneros chilenos.