Sao Paulo. Brasil avanza en la Organización Mundial del Comercio (OMC) para la apertura de un panel de expertos en el marco del Órgano de Solución de Controversias sobre las medidas fiscales impuestas por Indonesia a la importación de carne de pollo del país suramericano, informó hoy una fuente del sector.

"Primero notificamos a la OMC (sobre el pedido del panel) y en Ginebra presentamos nuestros cuestionamientos, más de cien, sobre la legislación que ellos aplican", señaló a Efe Ricardo Santín, vicepresidente de la Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA).

Brasil es el mayor exportador mundial de carne de pollo halal, que reúne las exigencia de producción del islamismo, pero desde 2009 está fuera del mercado indonesio, país con 250 millones de habitantes y de mayoría musulmana.

De las casi cuatro millones de toneladas anuales de carne de pollo exportadas por Brasil, 1,8 millones corresponden a producción halal.

Las barreras fueron impuestas por los focos de fiebre aftosa en el país, situación que fue superada y certificada por organismos internacionales.

La ABPA participó esta semana, durante dos días, de consultas en la OMC junto a autoridades y representantes del sector de ambos países.

Sin avance en el diálogo, la comitiva brasileña calificó como "inconsistentes" las respuestas de Indonesia, apuntó el vicepresidente de la ABPA.

En un comunicado, el presidente de la entidad, Francisco Turra, señaló que el sector espera que el panel sea instaurado entre febrero y marzo, pero si la "apertura del mercado" sucede antes de esa fecha, el pedido de Brasil será "suspendido".

Después de la notificación, el pedido se formalizará en enero para que sean nombrados los árbitros internacionales para estudiar el caso y decidir una solución, explicó Santín.

"El tema principal es un atraso injustificado en la apertura del mercado y en la respuesta a las adecuaciones sanitarias brasileñas, que no son cuestionadas en ningún país del mundo", subrayó el empresario.

Para Santín, Indonesia mantiene actualmente una práctica proteccionista de su industria local y por eso se resiste a abrir su mercado a los productos brasileños.

"Desde hace seis años trabajamos políticamente para hacer todo dentro de las reglas de la OMC. Buscamos todas las maneras de acuerdo, pero no obtuvimos una sola respuesta positiva", resaltó Santín, quien está confiado en una decisión favorable para el país suramericano.

A su juicio, Brasil "está en el lado correcto" y la "regla del comercio internacional justo determina que Indonesia mantenga su mercado abierto para Brasil, porque no hay ninguna justificativa para no hacerlo", opina.