Río de Janeiro. Brasil tiene el potencial para convertirse en un nuevo campo de producción de artículos chinos de alta tecnología por las oportunidades de inversión en este país de Sudamérica, así como por los esfuerzos conjuntos de los dos países para cooperar en parques industriales orientados a la innovación y la tecnología.

En junio de 2015, funcionarios chinos y brasileños firmaron un acuerdo para fomentar aún más la cooperación en producción industrial tecnológica y esto podría conducir a la creación de conglomerados industriales binacionales.

China tiene una capacidad de producción en exceso que podría reubicarse a otros países, dijo a Xinhua Stephan Mothe de la consultoría Euromonitor International.

Este tipo de inversión en producción puede ayudar a Beijing a reforzar lazos con los países sudamericanos, como lo ha hecho con Brasil, debido a que los gobiernos regionales "ven de forma favorable" cualquier inversión que pueda generar empleos, añadió Mothe.

"Ni China ni América Latina están interesados en mantener una relación económica y comercial basada meramente en la venta de materias primas, en especial debido a la crisis que enfrentan los exportadores de materias primas", añadió Mothe.

Esta aspiración compartida de enriquecer los lazos brinda una mayor importancia al acuerdo entre China y Brasil para promover juntos los parques tecnológicos, un acuerdo firmado cuando el ministro de Ciencia y Tecnología de China, Wan Gang, visitó Brasil en junio.

Los parques tecnológicos están diseñados para atraer compañías de alta tecnología, así como instituciones de educación superior, centros de investigación e incubadoras de negocios.

"Brasil y China, ambos países en desarrollo, necesitan acelerar la inversión en innovación", dijo Wan, quien añadió que "al unir fuerzas, los dos países pueden promover un mejor futuro".

En China, los parques tecnológicos han proliferado hasta el punto que representan cerca del 15 por ciento del producto nacional bruto. Por otra parte, existe una definitiva carencia de infraestructura orientada a la industria y la tecnología.

El Sao Jose dos Campos, un destacado parque tecnológico brasileño visitado por el ministro chino, hasta ahora tenido sólo un contacto inicial con potenciales inversionistas chinos, pero "el lugar cumple las condiciones para atraer compañías en el sector energético, automotriz y aeroespacial, entre otros", dijo el viernes a Xinhua un vocero del parque.

El Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil tiene tres instalaciones en el parque donde se llevan a cabo varios proyectos, incluyendo los satélites que Brasil y China han desarrollado de forma conjunta desde la década de los ochenta.

Las energías renovables, como la biomasa y el etanol, representan otro segmento tecnológico clave en el parque que puede atraer inversión china, en especial dado que Brasil tiene amplia experiencia en el campo.

Fuentes del gobierno federal dijeron que Rio Grande so Sul ofrece oportunidades de inversión en astilleros y en industrias oceánicas, electrónicas, automotrices y de salud.