Río de Janeiro. Representantes de los gobiernos brasileño y mexicano finalizaron este viernes la Segunda Ronda de Negociaciones para la Ampliación y Profundización del Acuerdo de Complementación Económica 53, suscrito por ambos países en 2002, informaron fuentes oficiales.

En un comunicado, la Cancillería brasileña aseguró que la reunión, que duró dos días en Brasilia, sirvió para que los miembros de ambos lados "destacasen la importancia de profundizar la relación comercial y de inversiones entre las dos mayores economías de América Latina y el Caribe".

La reunión fue acordada por ambos gobiernos durante la visita que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, hizo a México en mayo de 2015, cuyo objetivo era una mayor integración entre ambos países y en ella "hubo avances en las discusiones sobre el acceso a mercados y reglas de origen, así como en las negociaciones de los textos sobre otros tópicos".

Según la nota, la reunión sirvió para lograr "el compromiso de las partes con el diálogo franco, abierto y constructivo, que facilite las discusiones y contribuya para obtener un acuerdo amplio, en beneficio de los sectores productivos de los dos países".

Los representantes de los dos gobiernos trataron sobre la facilitación de comercio, servicios e inversiones, medidas sanitarias y fitosanitarias, compras gubernamentales, barreras técnicas al comercio, propiedad intelectual, y entre otros temas, y plantearon las condiciones para que se reconozca las dos bebidas nacionales: la cachaza brasileña y el tequila mexicano.

"Fue posible avanzar en las negociaciones que posibilitarán el reconocimiento mutuo de la cachaza y el tequila como indicación geográfica y productos distintivos de Brasil y México, respectivamente", resalta el comunicado.