México rechazó modificar los aranceles para el café guatemalteco, en el marco de la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con ese país, informó el Ministerio de Economía.

El grano excluido del acuerdo deberá pagar siempre el 73% como impuesto de introducción, un nivel prohibitivo para los centroamericanos.

Ricardo Villanueva, presidente de la Asociación Nacional del Café (Anacafé), manifestó su descontento con la falta de voluntad mexicana y demandó a las autoridades de su país que respondan con reciprocidad al producto de la competencia.

“México se niega a que ingrese el café guatemalteco, alegando que afectará a los productores de ese país, pero el Ministerio de Economía debe proponer el mismo arancel al café mexicano, ya que en la actualidad nosotros pagamos el 73% y ellos por ingresar producto que no es de su país solo el 13%”, sostuvo Villanueva, en declaraciones al periódico guatemalteco Siglo XXI.

Diferente suerte tuvo el azúcar, para el cual se logró la apertura de una cuota anual equivalente al 22% del déficit del edulcorante que sufre México.

“Se empezará a proveer el mercado mexicano en diciembre, ya que en ese periodo es cuando se registra mayor demanda de azúcar, y con la nueva zafra contaremos para suministrar del producto”, dijo al mencionado rotativo Marco Augusto García, presidente de la Asociación de Azucareros de Guatemala (Asazgua).

Por otra parte, el banano todavía espera la autorización sanitaria y el análisis de la desgravación arancelaria.

México y Centroamérica continúan la homologación del TLC, con el objetivo de firmarlo en noviembre, en Tuxtla.