Londres. La Cámara alta del Parlamento británico propinó este miércoles una vergonzosa derrota al Gobierno de la primera ministra Theresa May al cuestionar su negativa a permanecer en una unión aduanera con la Unión Europea tras el "Brexit".

May, que ha tenido dificultades para unir al Partido Conservador respecto al Brexit, ha dicho que Reino Unido saldrá del mercado común de la Unión Europea y de la unión aduanera después de abandonar el bloque en marzo de 2019, de modo que Londres pueda forjar sus propios acuerdos de libre comercio.

Esa postura aumentó las divisiones dentro del partido y aumentó las posibilidades de una derrota en la Cámara de los Lores, donde los conservadores no tienen una mayoría.

Por 348 votos a favor y 225 en contra, los Lores, de todos los partidos, respaldaron una enmienda al plan de May para el Brexit, el proyecto de retiro de la Unión Europea, y pidieron a los ministros que informen a fines de octubre de los esfuerzos que realicen para conseguir una unión aduanera.

"Si al final salimos, debería ser de una forma que limite el daño al bienestar del país... y es por eso que creo que tiene sentido que al Gobierno se le pida que explore uniones aduaneras". John Kerr.

No dice explícitamente que Reino Unido deba alcanzar un acuerdo sobre una unión de ese tipo y los partidarios del Brexit lo calificaron como un ardid para envalentonar a partidarios de la Unión Europea en la Cámara baja del Parlamento para que presionen a May, de modo que revierta su postura y respalde una unión aduanera.

"Si al final salimos, debería ser de una forma que limite el daño al bienestar del país... y es por eso que creo que tiene sentido que al Gobierno se le pida que explore uniones aduaneras", comentó lord John Kerr, que respaldó permanecer en la Unión Europea en el referendo de 2016.

Sus comentarios fueron criticados por sus pares que respaldan el Brexit, que concordaron con el vizconde Matthew Ridley, quien lo describió como "un intento por desbaratar este proyecto de ley y desbaratar el Brexit", una acusación que niegan los que proponen la enmienda.

El ministro de Gobierno en la Cámara alta, lord Martin Callanan, dijo que los ministros no pueden respaldar la enmienda porque no creen que una unión aduanera resguarde los intereses de Reino Unido, lo que sugiere que buscarán revertir los cambios. Una portavoz del Ministerio del Brexit manifestó su decepción con la enmienda.

Después de pasar por la Cámara de los Lores, el proyecto de ley volverá a la Cámara de los Comunes, posiblemente tan pronto como el próximo mes. Ambas instancias tienen que concordar en la redacción final del proyecto de ley antes de que pueda convertirse en ley.