Lima, Andina. La Cámara de Comercio de Lima afirmó este martes que espera que este año entre en vigencia el Acuerdo de Integración Comercial entre Perú y México, conocido como Tratado de Libre Comercio (TLC), para contar con un acuerdo comercial que brinde un acceso preferencial a esta gran economía latinoamericana.

Recordó que en el vigente Acuerdo de Complementación Económica (ACE) N° 8, México únicamente negoció que 439 líneas arancelarias cuenten con acceso preferencial y Perú negoció 252 ítems arancelarios, mientras que en el TLC pendiente de aprobación el ámbito de mercancías negociadas se incrementó sustancialmente.

Por ejemplo, México excluyó únicamente el dos por ciento del universo de mercancías y Perú hizo lo mismo únicamente con el tres por ciento, cifra que refleja el alto grado de mercancías que presentan algún tipo de acceso preferencial a los mercados mexicano y peruano, lo que representa una buena oportunidad de negocios.

Comentó que las exportaciones peruanas a México en el 2010 cayeron 14% respecto a las del año 2005 (al pasar de UUS$332 millones a US$286 millones), mientras que las importaciones desde México se triplicaron y sumaron US$1.078 millones.

“Esta tendencia es el reflejo de las restricciones y el grado de apertura de dicho mercado, así como el grado de acceso a mercados brindado por el ACE N° 8”, precisó.

La CCL explicó que tener un acceso preferencial y permanente, que asegure que el comercio se encuentra libre de barreras arancelarias o para arancelarias, tiene un impacto directo en la competitividad de las empresas debido a la reducción de los costos de importación, la posibilidad de abastecimiento de insumos a un precio menor y la necesidad de ser competitivo para mantener presencia en el mercado.

Además, diversifica los mercados de destino para las exportaciones peruanas, mejora las condiciones para la inversión y otorga a los exportadores peruanos ventajas frente a los competidores que no presentan este instrumento comercial, entre otros beneficios.

No obstante, opinó que los acuerdos comerciales deben estar acompañados de políticas públicas de apoyo a las empresas e instituciones nacionales para así estar a la altura de las nuevas demandas producto de una mayor integración con el mundo.

Dijo que a pesar de los beneficios que presentan los acuerdos comerciales, existen desafíos tales como el desconocimiento de la existencia de estos acuerdos, y la dificultad de las pequeñas y medianas empresas para competir en mercados internacionales.

Igualmente, la coexistencia de una serie de acuerdos comerciales (cada uno con sus respectivas reglas de juego) generando así complicaciones en la administración gubernamental e internalización de los procesos productivos de las empresas.

Por ello, el Centro de Comercio Exterior (CCEX) de la CCL organizará una ronda de talleres que se iniciará el 14 de julio próximo a fin de sensibilizar al sector productivo acerca de las ventajas y desafíos de los acuerdos comerciales.