Quito. Las cámaras empresariales europeas están optimistas de que Ecuador y la Unión Europea (UE) puedan sellar un acuerdo de comercio, tras la finalización de la tercera ronda de negociaciones, y la previsión de una final en julio.

Para Diego Gordón, gerente de la Cámara de Industrias y Comercio Ecuatoriano-Británica, hay muy buenas perspectivas del convenio, que actualmente, negocian ambas partes. “...Como en toda negociación van a haber puntos difíciles de llegar a acuerdos rápidos, sin embargo, estamos seguros que se va a llegar a acuerdos”, dijo.

Expresó que al ser una cámara binacional, trabajan con compañías locales y británicas. “Las empresas ecuatorianas se van a beneficiar de ingresar a un mercado con un potencial muy grande, tanto en número como en recursos económicos”, expresó el ejecutivo.

A su juicio, productos no tradicionales como barras energéticas a base de productos orgánicos o frutas exóticas pueden encontrar nichos de mercado en el Reino Unido.

Según Nicolás Brouillet, director general de la Cámara Franco-Ecuatoriana, al conseguir un convenio comercial con el bloque, se podría ampliar, por ejemplo en Francia, el mercado del chocolate para las empresas nacionales.

Brouillet indicó que hay pequeñas empresas europeas que ofrecen servicios tecnológicos de ingeniería o asesoramiento para el desarrollo de productos como el cacao que, tras un acuerdo, se facilitaría llegar a Ecuador o estarían motivados.

“La producción local necesita productos que vienen de afuera, una empresa que hace textil necesita colorante que viene de afuera, necesitamos pensar con una visión larga para entender que en los dos lados es muy importante...”, dijo el vocero de la Cámara Franco-Ecuatoriana.