Ottawa. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, indicó hoy que su país no hará negocios con el gigante aeronáutico estadounidense Boeing por demandar a una compañía canadiense.

     Trudeau hizo los comentarios en una conferencia de prensa conjunta después de reunirse con la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, quien realiza una visita de un día en Canadá.

May dijo que aclaró su posición en una conversación telefónica con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. "Plantearé el asunto de Bombardier cuando me reúna con él esta semana", añadió May.

     Esto significa que el gobierno de Trudeau podría descartar un controvertido plan para adquirir 18 cazas Super Hornet de Boeing si la compañía no retira la demanda.

     Boeing emprendió este año una disputa comercial contra Bombardier, con sede en Montreal, tras acusarla de vender aviones de pasajeros Serie C a una aerolínea estadounidense a un precio injusto gracias a subsidios del gobierno.

     Actualmente, el Departamento de Comercio de Estados Unidos investiga la demanda y dará a conocer sus hallazgos preliminares la próxima semana.

     "No haremos negocios con una compañía que está ocupada tratando de demandarnos y tratando de sacar del negocio a nuestros trabajadores del sector aeronáutico", añadió.

     May dijo que aclaró su posición en una conversación telefónica con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. "Plantearé el asunto de Bombardier cuando me reúna con él esta semana", añadió May.

     "La haré ver la importancia de Bombardier en Reino Unido, en particular para los empleos en Irlanda del Norte", agregó.

     Bombardier es una importante compañía canadiense que cuenta con 5.000 trabajadores en Belfast, Irlanda del Norte, cifra que representa cerca del 10% de los empleos manufactureros en esa área.