Ciudad de México. Canadá y México rechazaron este lunes la sugerencia del presidente estadounidense, Donald Trump, de que podrían ser eximidos de los aranceles al acero y aluminio si firman un nuevo y "justo" acuerdo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), poniendo más tensión en el final de las últimas conversaciones para actualizar el pacto comercial.

Los dos socios comerciales de Estados Unidos han amenazado con tomar represalias a menos que se les exima de los aranceles propuestos, que han sacudido los mercados financieros. Juntos, Canadá y México envían más del 75% de sus exportaciones a Estados Unidos.

"México no debe ser incluido en los aranceles de acero y aluminio. Es la manera equivocada de incentivar la creación de un TLCAN moderno", dijo el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, en su cuenta de Twitter este lunes.

El ministro de Finanzas canadiense, Bill Morneau, dijo que Ottawa está negociando el Tratado de Libre Comercio (TLCAN) con un socio que ha "cambiado los términos de la discusión", refiriéndose a Estados Unidos.

Las conversaciones sobre el pacto se mueven lentamente, en parte porque Canadá y México están resistiendo las demandas de Estados Unidos de grandes cambios, como la adición de una cláusula de caducidad y el aumento del contenido norteamericano de los automóviles producidos dentro del TLCAN.

Está previsto que los negociadores de los tres países se reúnan este lunes en la Ciudad de México para concluir las conversaciones de la séptima ronda de negociaciones encaminadas a modernizar el TLCAN, puesto en marcha en 1994.

Trump, quien ha dicho repetidamente que sacará a su país del acuerdo comercial a menos que se hagan cambios importantes, tuiteó unas horas antes que los "aranceles al acero y el aluminio sólo podrían evitarse si se firma un TLCAN nuevo y justo".

El mandatario estadounidense ha propuesto un arancel del 25% a las importaciones de acero y de un 10% para las de aluminio, argumentando que son necesarios para proteger las industrias y empleos estadounidenses. Se espera que revele más detalles esta semana.

Las conversaciones sobre el pacto se mueven lentamente, en parte porque Canadá y México están resistiendo las demandas de Estados Unidos de grandes cambios, como la adición de una cláusula de caducidad y el aumento del contenido norteamericano de los automóviles producidos dentro del TLCAN.

La incertidumbre sobre las conversaciones y el potencial de una guerra comercial mundial más amplia están poniendo nerviosos a los inversores. El tweet de Trump contribuyó a que el peso mexicano cayera un 0,7% a 18,94 pesos por dólar.

 

Sombra proteccionista. Los negociadores esperaban concluir las conversaciones del TLCAN en la octava ronda en marzo, pero ese plazo ha quedado descartado.

Guajardo, la canciller canadiense, Chrystia Freeland, y el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, se reunirán este lunes para evaluar los avances de la ronda de negociaciones en México. Está previsto que los tres hablen a las 14.15 hora local (19.15 GMT) en la capital mexicana.

Hasta ahora, los negociadores del TLCAN reunidos en Ciudad de México han sido esquivos cuando se les ha preguntado cómo los tres países pueden continuar tratando de actualizar el pacto en un momento en que el presidente de Estados Unidos está a punto de tomar una medida muy proteccionista.

Trump dijo en otro tuit que Canadá tenía que tratar mejor a los agricultores estadounidenses y pidió a México "hacer mucho más" para evitar que las drogas llegaran a Estados Unidos.

Un representante de la Casa Blanca no respondió a una solicitud de comentarios sobre la declaración de Trump.

En respuesta a Trump, el canciller mexicano, Luis Videgaray, dijo en Twitter que el tráfico de drogas es una responsabilidad compartida entre México y Estados Unidos y que sólo trabajando juntos sobre la oferta y la demanda se podrá terminar con el flujo ilegal de drogas, dinero y armas entre ambos países.

Para frenar el narcotráfico a su país, el mayor mercado de drogas del mundo, y a migrantes ilegales, Trump planea construir un muro en la frontera con México. El mandatario ha dicho que México debe pagar por ese muro, a lo que el gobierno mexicano se ha negado categóricamente.