Ciudad de México. El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), dijo que aunque los datos recientes indican crecimiento del empleo en el país, es necesario que las fuentes de trabajo sean de calidad, es decir, que se concentren en la formalidad con todos los beneficios que ello implica.

Apunta que en los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI correspondiente a marzo pasado resalta que, de acuerdo con cifras desestacionalizadas, la tasa de desocupación se ubicó en 4.2%, lo que significó su nivel más bajo desde 2008.

Resalta que este comportamiento generó mejores expectativas para los próximos meses en materia de crecimiento económico y creación de empleos, toda vez que se ligó a los buenos resultados reportados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en materia de nuevos registros en los meses recientes.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el aumento en el número de afiliados al IMSS no precisamente significa nuevos empleos, precisa el organismo privado en su reporte semanal “Análisis económico ejecutivo”.

Explica que una buena parte de los nuevos registros al IMSS corresponde sólo a la formalización de trabajadores que ya tenían un empleo, por lo que no toda la afiliación tiene que ver con la creación de nuevas plazas de trabajo.

Al considerar otros indicadores de ocupación de la ENOE, se observa que la tasa de informalidad laboral tuvo un repunte durante marzo pasado, lo cual puede en buena medida ser la causa de que la tasa de desocupación se haya reducido.

Si este es el caso, considera, no debería ser un proceso que deseamos, sino por el contrario, lo que puede reflejar es una mayor precarización del mercado laboral.

Si bien los datos generales muestran que el empleo crece, algunos cálculos indican que la masa salarial mantiene un comportamiento lateral, lo cual no refleja el beneficio del aumento en la ocupación”, comenta el organismo de investigación y análisis del sector privado.