México. El gobierno de México llega con una posición de fuerza a la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Estados Unidos y Canadá, dijo hoy martes Alicia Bárcena, secretaria de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Tras inaugurar un seminario sobre la Constitución de la Ciudad de México, Bárcena señaló que el gobierno mexicano pudo en los últimos meses cambiar el tono del discurso del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de un rechazo a un pacto para mantenerlo y revisarlo.

"México logró cambiar la conversación porque Trump no quería el acuerdo. México logró que hubiera acuerdo y que se renegociara", dijo a periodistas al término del acto realizado en la sede de la CEPAL en la capital mexicana.

Bárcena remarcó que el pacto vigente desde 1994 convirtió a los tres países de América del Norte en una región de producción conjunta, más que ser sólo un tratado de intercambio comercial.

"México va con una posición de fuerza, más si va unido con Canadá. De lo que se trata es de lograr una buena negociación en donde gane sobre todo el trabajador mexicano", dice Alicia Bárcena, de Cepal.

Esa integración regional será clave en los argumentos de México en las discusiones que comienzan mañana miércoles en Washington, pues un porcentaje de las exportaciones del país hacia Estados Unidos lleva componentes fabricados en plantas de esa nación, expuso.

"Realmente hay una integración de cadenas de valor muy importante entre Estados Unidos y México, de tal forma que muchos de los productos que exporta México tienen un alto contenido de partes y piezas producidas en Estados Unidos", agregó.

Bárcena subrayó que será fundamental que el equipo de negociadores mexicanos no permita la introducción de salvaguardas o aranceles a productos dentro de la revisión, dado que se podría abrir la puerta a medidas proteccionistas.

Descartó que un endurecimiento de las políticas comerciales de la Casa Blanca reditúe en el regreso de fábricas a suelo estadounidense, como Trump ha prometido desde su campaña electoral.

Estados Unidos perdería más que México si la renegociación no rinde frutos y México opta por atenerse a las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), abundó.

"México va con una posición de fuerza, más si va unido con Canadá. De lo que se trata es de lograr una buena negociación en donde gane sobre todo el trabajador mexicano", sostuvo.

La dirigente del organismo de Naciones Unidas advirtió que México tiene que incrementar la incorporación de contenido tecnológico en su manufactura, principalmente en la industria automotriz, y mejorar los salarios de los trabajadores para aumentar su competitividad.

Los tres países se alistan a revisar el acuerdo a petición de Trump, quien alega que el TLCAN es el peor acuerdo que Estados Unidos ha firmado porque, dice, daña su manufactura y sus empleos.