La negociación del Acuerdo Transpacífico (TPP por siglas en inglés), se transformaría en una posibilidad real de establecer negocios entre los países que forman parte de este selecto grupo.

En este sentido, Rodrigo Contreras, Director Bilateral de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) y jefe negociador de Chile, dijo que "se están sosteniendo reuniones sectoriales con miras a sentar las bases para avanzar en las discusiones de un acuerdo comercial que integrará a las economías de Asia Pacífico".

En la tercera ronda de reuniones (Brunei), que se extenderán hasta este viernes, los cerca de 120 delegados de los países que integran el proceso TPP, están abordando temas vinculados al acceso a mercados, propiedad intelectual, compras públicas, inversiones, comercio de servicios y solución de controversias, entre otros.

Originalmente conocido como el Acuerdo P4, integrado por Brunei, Chile, Nueva Zelanda y Singapur, el TPP acordó expandirse para incluir a cuatro nuevos miembros -Estados Unidos, Australia, Perú y Viet Nam- y recientemente a Malasia, todos los cuales son a la vez miembros del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC).

La región de Asia Pacífico representa actualmente más de un 45% del total del comercio que realiza Chile con el mundo.

La nación andina, que es socia activa de APEC, cuenta con acuerdos bilaterales vigentes con Australia, Brunei Darussalam, China, Corea, India, Japón, Nueva Zelandia y Singapur;  un acuerdo en bienes con Malasia que se encuentra listo para la firma y se mantienen negociaciones con Viet Nam.