Santiago. Desde el corazón de China, la Oficina Central de Institutos Confucio en el Mundo, Hanban, institución que depende del ministerio de Educación de China, decidió que el principal de sus centros académicos para América Latina se establezca en la esquina de Agustinas y calle Cienfuegos.

Aún huele a pintura fresca en la enorme casona destinada a la promoción de la cultura china que bajo la administración de la Universidad Santo Tomás celebra la distinción.

Se trata de un edificio propiedad de la universidad que fue restaurado por Hanban y que cuenta con un salón de exhibiciones, una biblioteca, 11 oficinas, 8 salas de clases, cafetería, salas de reuniones y salas multiuso.

Cuatro pisos dedicados a la difusión de la cultura china en Chile que suma la exhibición permanente de objetos de arte donados por la Embajada de la República Popular China y otros Institutos Confucio de todo el continente.

En total hay 29 de estas instituciones actualmente en la región. El rol de esta academia será el de ser centralizar la planificación para Latinoamérica a través de un Consejo Asesor compuesto por diversas personalidades provenientes de los sectores académico, empresarial, político y social.

A la inauguración asistieron Xu Lin, Directora General de Hanban, el Embajador de China, Yang Wanming, el Rector Nacional de Santo Tomás, Jaime Vatter y otras autoridades de los Institutos Confucio de América y España.

Xu Lin valoró la fundamental figura del filósofo chino que da nombre a la institución y destacó que "América Latina y Chile siempre han sido grandes socios, amigos y hermanos de la República China, un lazo que los Institutos Confucio cultivan hoy con fervor" a través de estos enclaves culturales, según indicó.

Recién designado por la presidenta Bachelet como Embajador Extraordinario y Plenipotenciario en Misión Especial para el Asia Pacífico, el ex Presidente de la República Eduardo Frei participó de la inauguración con un discurso donde ratificó el valor del intercambio cultural, tecnológico y económico de ambas latitudes.

"El conocimiento del idioma chino mandarín es fundamental hoy en día", recordó el ex mandatario.

Para que ese intercambio sea realmente fructífero, es muy necesario conocer más de la cultura china, opina la directora del Instituto Confucio de Viña del Mar, Lilian Espinoza.

Y subraya: "Saludar a la contraparte china en su idioma y no en inglés es una forma de pasae barreras. Si bien ellos saben que para nosotros los hispanohablantes es dificultoso, pequeñas acciones como ésta pueden servir para profundizar confianzas".


Vea también en LaNacion.cl    Directora mundial de Institutos Confucio: “Chile será un ejemplo para el resto de sus vecinos”