Brasilia, EFE. Empresarios y representantes de diversos sectores de la sociedad chilena se reunieron en Brasilia para discutir la creación de una red que apuntará a promocionar al país como fuerte inversor y fuente de intercambio cultural y tecnológico con Brasil.

"Se trata de mostrar que la realidad chilena es mucho más rica" y "va más allá" de las importantes relaciones económicas y comerciales que existen con Brasil, dijo a Efe el embajador de Chile en el país, Fernando Schmidt.

El intercambio comercial entre Brasil y Chile se situó en US$9.245 millones en 2012, un año en el que las empresas chilenas se consolidaron como fuertes inversoras en la primera economía de la región.

Las inversiones chilenas en Brasil se calculan actualmente en unos US$14.000 millones e implican la presencia en este país de fuertes empresas, entre las que figuran CMPC Celulosa, Agrosuper, Cencosud, Bramont y Paz Realty, todas representadas en el encuentro de hoy.

En el caso de Cencosud, la empresa chilena tiene en Brasil una red de 205 supermercados que emplean directamente a 35.000 personas.

CMPC Celulosa acaba de anunciar inversiones en el estado de Río Grande do Sul por unos US$2.200 millones, todo lo cual es una muestra del creciente interés que despiertan en el empresariado chileno las operaciones en Brasil, explicó el diplomático.

Además de los empresarios y el cuerpo diplomático acreditado en la capital, en la reunión participaron los nueve cónsules que tiene Chile en Brasil, que se asociarán al esfuerzo de promocionar al país también como una fuente de intercambio académico, social, cultural y turístico.

"Queremos romper con los tópicos", dijo Schmidt.

La cara más visible y famosa de Chile en Brasil son sus vinos, de reconocida calidad y que en 2012 representaron el 5 por ciento de sus exportaciones hacia este país.

Sin embargo, el embajador explicó que, más allá de los vinos que se han ganado una excelente fama en Brasil, hay empresas chilenas como la constructora Paz Realty que operan en todas las fases del programa de viviendas populares "Mi Casa Mi vida", impulsado por el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

El gerente general de esa empresa, Mario Navarro, explicó a Efe que, además, representa en Brasil a la organización no gubernamental Un techo para mi país (TECHO), que promueve el trabajo voluntario de estudiantes universitarios en obras que favorecen a las clases más bajas de la sociedad.

"Es otra muestra de que la relación entre Brasil y Chile supera las barreras del comercio y la economía y tiene también un marcado interés social", que debe ser profundizado y orientar también la presencia de Chile en este país, dijo el embajador.