Pekín, EFE. El ministro de Transporte y Comunicación de Chile, Pablo Errázuriz, presentó este martes en Pekín proyectos de inversión valorados en más de US$4.000 millones anuales, especialmente en el ámbito de las telecomunicaciones y transporte.

En la sexta reunión anual del Consejo Bilateral de Negocios Chile-China, en Pekín, Errázuriz participó en el primer "Seminario de Inversiones en Chile", donde destacó que tras el éxito de las relaciones comerciales entre ambos países (Chile ya es el tercer socio comercial de China en Latinoamérica, después de Brasil y México), "ahora el desafío es crecer en inversiones".

"Mi propósito principal es invitar a las empresas chinas a interesarse por Chile y no solo en el ámbito de los productos, sino también en el de las inversiones y servicios. Hay que pasar a la etapa de las inversiones", precisó el ministro chileno a Efe.

Errázuriz subrayó también que en la medida en que los empresarios o fabricantes chinos se interesen por el mercado chileno, "cualquier forma de inversión es atractiva", hasta el uso de la moneda china, el renminbi, en las transacciones comerciales y financieras.

El titular de la cartera de Transporte y Comunicaciones de Chile detalló también que en el área de las telecomunicaciones se invierte entre US$2.500 y US$8.000 millones al año, la segunda industria en la que actualmente su país inyecta más dinero, por lo que invitó a las empresas chinas del sector a ingresar con más fuerza al mercado chileno.

El país asiático principalmente importa de Chile minerales, celulosa, y alimentos, mientras que el país andino importa de China productos electrónicos, textiles, productos de plástico y electrodomésticos.

En el sector transporte, el ministro citó varios proyectos como el de los trenes de cercanía, un puerto que se ubicaría en la provincia de San Antonio o Valparaíso o la ampliación del aeropuerto de Santiago de Chile.

Asimismo mencionó la renovación de la flota de autobuses, pues este año el gobierno chileno planea renovar 3.000; la automatización de semáforos, o el desarrollo del sistema de Metro, también en Santiago, entre otros.

Errázuriz señaló que, por ejemplo, en el desarrollo de trenes de cercanía, en los próximos tres años se invertirán US$1.200 millones, mientras que en la construcción del metro de Santiago se prevé una inversión de US$2.600 millones en los próximos cinco años.

"Es una cantidad gigante de proyectos de inversiones donde la tecnología china es muy apropiada.. es una oportunidad que está al alcance de la mano", subrayó.

El ministro, que regresa a Chile el miércoles, destacó también que la receptividad del público chino "ha sido buena" y que "si hay algo que (los latinoamericanos) tenemos que aprender de China es la planificación".

Por su parte, el embajador de China en Chile, Yang Wanming, también subrayó que si bien el país andino es el tercer socio más importante de China en Latinoamérica, en el sector de las inversiones "todavía falta mucho" (hasta la fecha el país asiático solo ha invertido US$2.700 millones en Chile, principalmente en el sector minero y de energía)

El año pasado ambas partes acordaron el Acuerdo Suplementario de Inversiones para el Tratado de Libre Comercio (firmado en 2005), mecanismo a través del cual, a juicio de Yang, se facilitará las inversiones recíprocas en el futuro.

"Las empresa chinas tienen ahora un gran deseo de conocer e invertir en Chile. A parte de las áreas tradicionales, hay muchas nuevas áreas que tiene gran potencialidad en el futuro, por ejemplo, las telecomunicaciones, la agricultura, o las nuevas energías", apuntó el embajador.

Asimismo agregó que el mercado chileno "es relativamente maduro, transparente, estable y legal" y que "juega un papel importante en la vida económica de la cuenca del Asia Pacífico" y sus relaciones con China.

China es actualmente el primer socio comercial de Chile y el principal destino de sus exportaciones.

En 2012, el comercio bilateral entre ambos países ascendió a US$33.238 millones, de los que US$20.637 millones corresponden a envíos chilenos.

El país asiático principalmente importa de Chile minerales, celulosa, y alimentos, mientras que el país andino importa de China productos electrónicos, textiles, productos de plástico y electrodomésticos.