Santiago. La inversión extranjera directa en Chile alcanzaría un nivel récord en 2012 pese al complejo escenario económico mundial, impulsada por los sectores de minería, energía y agricultura, dijo este martes el vicepresidente ejecutivo del Comité de Inversiones Extranjeras.

En entrevista con Reuters, Matías Mori pronosticó que el sombrío panorama de las economías desarrolladas y positivas perspectivas del mundo emergente deberían favorecer las apuestas foráneas en países más estables, como Chile.

"Chile tiene proyecciones de crecimiento muy saludables y muy por sobre los países desarrollados, por lo que los inversionistas ven a Chile como un lugar seguro y de resguardo en tiempos de crisis", dijo el jefe de la agencia gubernamental.

"Estamos optimistas de que vamos a captar esos flujos", agregó.

El país busca replicar así el buen desempeño del 2011, donde la inversión extranjera directa alcanzó una cifra histórica de US$13.790 millones, 4% más que en 2010, con lo que se situó por primera vez entre los principales 20 receptores mundiales de flujos foráneos en el mundo.

La inversión extranjera y el consumo doméstico fueron los principales motores de la economía chilena en 2011, con un crecimiento de la actividad doméstica sobre el 6%.

Para el 2012, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de la ONU (Cepal) ha estimado que la economía chilena crecerá 4,2%, mientras que el Banco Central ve un rango de expansión entre 3,75% y 4,75%, apoyado en parte por la inversión extranjera y el consumo.

Chile, el mayor productor mundial de cobre, cuenta con la mejor calificación crediticia de América Latina, a lo que se suma una economía estable y un sólido sistema financiero.

Minería, imán de inversiones. Mori dijo que la minería debería seguir a la cabeza de los desembolsos de los inversionistas extranjeros en el país, dada la riqueza de minerales que ostenta y los aún altos precios de las materias primas en los mercados internacionales.

El gasto foráneo en minería alcanzó los US$9.668 millones este año.

"También el potencial energético que tiene Chile es muy grande, no sólo en fuentes tradicionales como hidroelectricidad, sino también en geotermia, a lo que se suma el interés de grandes países como China en la agricultura", afirmó el ejecutivo.

Por países, Canadá fue el que más invirtió en Chile este año, con 59,3% del total de los recursos desembolsados, seguido por Japón y España, con 11,6% y 7,1%, respectivamente.

Mori destacó que por primera vez tres países asiáticos están dentro de los diez principales inversores extranjeros en Chile, liderados por Japón, Corea del Sur y China.

"Esto es especialmente relevante, considerando que históricamente la inversión asiática ha representado sólo 4,1% del total de la inversión extranjera en el país", dijo.