La Paz. Una comisión de Chile se negó a firmar un acta sobre las aguas del Silala, porque Bolivia planteó incorporar en un acuerdo inicial sobre este tema el pago histórico por el uso de este recurso. También se introdujo en el diálogo la problemática del río Lauca.

La información la proporcionó la Cancillería de Bolivia a través de una nota de prensa. Comisiones técnicas boliviano-chilenas se reunieron entre el jueves y viernes para trabajar sobre el tema del Silala, sobre la base de un preacuerdo alcanzado en julio de este año.

"En esta ocasión, Bolivia planteó un artículo transitorio en el borrador del texto del Acuerdo Inicial, a través del cual se debería definir el monto y la forma de erogación por parte de la República de Chile respecto del uso pasado de las aguas del Silala", refiere la nota de prensa oficial.

"La delegación de Chile manifestó su disconformidad con el precitado artículo transitorio y con su incorporación en el texto borrador del Acuerdo Inicial", añade el documento.

El Acuerdo Inicial no hace referencia a la deuda histórica, pero sí a temas como el que Chile pagará por el uso del 50% del agua hasta que se concluya un estudio que definirá si es un manantial que nace y muere en Bolivia o un río de curso internacional.

El canciller David Choquehuanca dijo que se llegó a un preacuerdo para que Chile pague US$2 por m3 de agua. El dirigente del Comité Cívico Potosinista, Celestino Condori, demandó ayer incorporar en el diálogo y acuerdo el pago retroactivo por el recurso hídrico del cantón Quetena.

Durante la reunión de la Comisión de Trabajo del Acuerdo Inicial, la delegación nacional también incorporó la problemática del río Lauca. "La delegación chilena indicó que consideraría esta solicitud", prevé la nota. En 1962, Chile desvió este río de curso internacional.

"Lamentablemente, la delegación chilena no se mostró dispuesta a suscribir el acta, aduciendo que carece de la autorización por parte de sus autoridades superiores, respecto a los planteamientos bolivianos antes mencionados", señala la nota de prensa de la Cancillería. El tema será tratado en noviembre entre comisiones técnicas.

Diferendo. El origen del Silala corresponde a un aluvión por escurrimiento de aguas fluvio-glaciales en las hondonadas del cantón Quetena Chico, en Potosí, donde se localiza el nacimiento de estas aguas que salen a la superficie como manantial (bofedales). No se trata de un río, sino de un manantial, cuyas aguas fósiles brotan en un espacio árido y desértico.Las aguas del Silala son aprovechadas por Chile desde hace más de 100 años.

En 1906, la empresa británica The Bolivian Railway, con el ferrocarril Antofagasta-La Paz, utilizó éstas para sus locomotoras hasta 1960, cuando, a partir del cambio al sistema de diesel, cedió su concesión al Estado chileno para el uso y aprovechamiento del sistema de agua potable de varias ciudades del norte de Chile, hasta nuestros días.

Como antecedentes, en 1908 la Prefectura de Potosí otorgó una concesión a la empresa de ferrocarriles Bolivian Railway, que en los años 50 empezó a utilizar estas aguas.

En 1994, el ex canciller Antonio Araníbar decidió anular esa concesión y argumentó que a partir de ese año correspondería el pago respectivo. El 2006, Evo Morales y Michelle Bachelet consolidaron una "agenda de 13 puntos" en la que se incluye el tema del Silala.