Santiago. La primera ronda de negociación para la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Chile y Brasil culminó este viernes en Brasilia, según informó la cancillería chilena.

El objetivo de esta ronda es firmar un acuerdo antes de fin de año, informó este viernes un comunicado de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile.

"La primera ronda se ha llevado a cabo de manera muy positiva. Sobre la base del sentido de urgencia, incluido por ambos presidentes, las delegaciones han avanzado de forma sustantiva en la discusión de las propuestas presentadas", dijo Felipe Lopeandía, director de Asuntos Económicos Bilaterales de la Direcon.

El diplomático agregó que "ambas delegaciones trabajaron con sentido de urgencia, y acordaron que la próxima reunión se desarrollará a comienzos de agosto en Santiago, y habrá rondas en septiembre y octubre, con el objetivo de suscribir este tratado a finales del presente año".

Las negociaciones incluyen un conjunto de temas de relevancia para configurar una agenda comercial moderna entre ambos países, entre ellos asuntos no arancelarios, facilitación de comercio, comercio de servicios, temáticas medio ambientales, laborales, y comercio y género.

Entre enero y abril de este año, el intercambio comercial entre Chile y Brasil fue de US$3.192 millones, con una variación positiva de 21% en relación con el mismo período año 2017.

Respecto de las inversiones, Brasil es el principal receptor de la inversión directa de Chile en el exterior, con un acumulado de US$31.698 millones entre 1990 y 2016 a través de 150 empresas que desarrollan unos 290 proyectos, lo que equivale a un 27,7% del total de las inversiones chilenas directas en el mundo.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció el comienzo de las negociaciones junto a su homólogo brasileño, Michel Temer, tras la visita oficial realizada por el mandatario chileno a fines de abril pasado, cuando acordaron ampliar y profundizar las relaciones económicas y comerciales, a través de la negociación de un TLC.

El tratado complementará el acuerdo de Complementación Económica (ACE 35), Chile-Mercosur, vigente desde el 1 de octubre de 1996, que tiene el 100% del comercio liberado.