Boao. China intensificó este lunes sus ataques contra el gobierno de Donald Trump por la amenaza de aranceles de miles de millones de dólares, culpando a Washington de las fricciones y repitiendo que es imposible negociar en “las circunstancias actuales”.

Los comentarios se producen después de que Trump predijo este domingo que China eliminará sus barreras comerciales y expresó su optimismo de que ambas partes podrán resolver el problema a través de conversaciones.

Analistas y medios estatales chinos rebajaron el posible impacto de las medidas comerciales estadounidenses sobre la segunda mayor economía mundial y describieron la postura del gobierno de Trump como un “desorden de ansiedad”.

“Bajo las actuales circunstancias, ambas partes no pueden hablar de estos asuntos”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang, en una comparecencia ante la prensa.

“Estados Unidos blande con una mano la amenaza de sanciones y al mismo tiempo dice que está dispuesto a hablar. No estoy seguro de a qué intereses responde Estados Unidos”, dijo Geng.

“Estados Unidos blande con una mano la amenaza de sanciones y al mismo tiempo dice que está dispuesto a hablar. No estoy seguro de a qué intereses responde Estados Unidos”, dijo Geng.

Las fricciones comerciales fueron “totalmente una provocación de Estados Unidos”, agregó.

El viceministro de Comercio chino, Qian Keming, dijo en el Foro para Asia de Boao, en la provincia sureña de Hainan, que Pekín no quiere una guerra comercial, pero que no tiene miedo entrar en una.

La atención de esta semana se centrará en el foro, donde está previsto que el martes ofrezcan discursos el presidente, Xi Jinping, y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.