Shangai. China anunció este lunes medidas que buscan frenar el ingreso de capitales de gran movilidad y reducir las presiones inflacionarias a través de la restricción de compras de propiedades por parte de personas y compañías extranjeras en el país, si bien los analistas esperan que los efectos sobre los ingresos de capitales sean escasos.

En un comunicado conjunto con el Ministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano-Rural, la Administración Estatal de Comercio Exterior dijo este lunes en su sitio web que las compañías extranjeras sólo pueden comprar propiedades comerciales para uso propio.

También se reforzaron normas existentes que limitan a una unidad por persona la compra de propiedades residenciales por parte de personas extranjeras para uso propio.

Aunque los analistas aún no están seguros sobre cómo estas reglas, que carecen de detalles, podrían impactar el mercado de propiedades comerciales de China, las medidas tendrían un débil efecto sobre los ingresos de capitales, ya que los compradores extranjeros de propiedades todavía representan una pequeña parte del mercado de bienes raíces.

Si bien los extranjeros tienen una mayor presencia en el sector comercial, comparados con el sector residencial, analistas dijeron que es poco probable que estas medidas administrativas, que recuerdan otras adoptadas en 2006, tengan un gran impacto en la enorme liquidez del mercado interno.

En julio de 2006, China anunció restricciones a la compra de propiedades por parte de extranjeros y dijo que sólo quienes han vivido en China por más de un año podían comprar una propiedad para uso propio, lo que fue repetido en la declaración actual, aunque la última no ha entrado en vigor efectivamente.

Los precios de las propiedades en China subieron un 0,2% en octubre respecto del mes anterior, tras registrar un incremento de un 0,5% en septiembre. Los precios registraron un alza interanual del 8,6% en octubre, en comparación con el aumento del 9,1% registrado en septiembre.

Aunque el alza interanual de octubre fue la sexta consecutiva en seis meses de crecimiento negativo, el declive podría ser demasiado gradual para las autoridades.

El índice de precios al consumidor de China subió un 4,4% en octubre, acelerándose respecto del alza de un 3,6% en septiembre a su nivel más alto en dos años.