Pekín. China registró un inesperado superávit comercial de US$5.350 millones en marzo, debido a que las exportaciones aumentaron más de lo previsto y el crecimiento de las importaciones se desaceleró desde un máximo de 13 meses, mostraron este martes cifras de aduanas.

El crecimiento de las importaciones y exportaciones bajó bruscamente respecto a la distorsionada alza de febrero debido a la incidencia del Año Nuevo Lunar, y estuvieron dentro del rango meta del gobierno de una expansión del 10% para el 2012.

Las cifras refuerzan la postura de la mayoría de los analistas sobre que la economía china, sensible al comercio, se encamina a un suave aterrizaje y que el crecimiento del PIB posiblemente se desacelerará por quinto trimestre consecutivo a 8,3% en los primeros tres meses del 2012, rumbo a su expansión más lenta en una década.

"Las cifras de comercio parecen bien (...) muestran que la economía mundial se está recuperando, aunque lentamente", dijo Zhou Hao, un economista de ANZ Bank en Shanghái.

"Dado que China tuvo un superávit comercial en el primer trimestre frente al déficit del mismo lapso del año previo, indica una contribución positiva al crecimiento del PIB. Calculamos que la expansión del PIB del primer trimestre debería ser de un 8,6%. Creo que el mercado está algo pesimista sobre la economía de China", agregó.

Las dos cifras dejaron la balanza comercial general con un superávit, revertiendo el déficit de US$31.500 millones de febrero en la balanza de pagos y frustrando las expectativas del mercado de un déficit de US$1.300 millones.

Las importaciones crecieron 5,3% en marzo frente a los niveles del mismo mes del año previo, en comparación a las estimaciones de economistas sobre un alza de un 9,0% y el avance de un 39,6% en febrero.

Las exportaciones se expandieron 8,9% en marzo frente al mismo mes de 2011. El mercado anticipaba un avance de 7,2%, una marcada desaceleración desde la tasa de expansión de 18,4% de febrero.

Las dos cifras dejaron la balanza comercial general con un superávit, revertiendo el déficit de US$31.500 millones de febrero en la balanza de pagos y frustrando las expectativas del mercado de un déficit de US$1.300 millones.

Pero a pesar del inesperado retorno a un superávit, el relativamente lento ritmo de crecimiento de las exportaciones aún podría preocupar a los inversores, que creen que los riesgos de una recesión en la Unión Europea -envuelta en una crisis de deuda y el principal mercado para las exportaciones chinas- podría ser un peso peligroso para la expansión de la segunda economía mundial.

Los datos de marzo entregan las primeras cifras económicas duras del año que no son distorsionadas por el impacto de las fiestas del Año Nuevo Lunar, que este año cayó en enero, provocando importantes desviaciones en las comparaciones con las fiestas de febrero del 2011.

China reportará datos durante la semana y el viernes dará a conocer las cifras del PIB para el primer trimestre, que se espera que muestre la expansión trimestral más lenta en casi tres años.

Datos de inflación entregados el lunes mantuvieron al gobierno a la espera para aplicar más políticas orientadas al crecimiento, confirmando una tendencia de menores costos a los consumidores mientras los precios a los productores revelaron riesgos para la recuperación del sector industrial.

El Banco Popular de China ha reducido la proporción de depósitos que los bancos deben conservar como reservas en 100 puntos básicos en dos etapas desde el 2011, en un intento por mantener el crecimiento del crédito de cara a una reciente reducción de los ingresos de capital extranjero, que habían apoyado la expansión de la oferta de dinero durante gran parte de la última década.