Beijing. China y la Unión Europea deben resolver sus disputas comerciales a través de las conversaciones y de la cooperación, dijo el viceprimer ministro chino Li Keqiang.

Durante su reunión con el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, Li dijo: "Espero que Alemania trabaje activamente para facilitar a la UE el manejo de sus disputas comerciales con China a través de las consultas y de la cooperación".

Li dijo a Westerwelle que "es seguro que al final el proteccionismo comercial fracasará y no tendrá salida".

En julio, SolarWorld de Alemania y fabricantes de paneles solares europeos presentaron una demanda para que se impusieran aranceles de importación a los productos solares de fabricación china. Ellos sostuvieron que sus competidores chinos recibían del gobierno créditos con intereses bajos.

La Comisión Europea decidió empezar una investigación formal el 6 de septiembre. Es la mayor disputa en la que se ve involucrada China en términos de volumen de comercio.

Las exportaciones de productos solares de China alcanzaron un valor de 35.800 millones de dólares USA en 2011. La UE recibe más de 60% ó US$20.400 millones. Li subrayó que el desarrollo de la industria solar de China ayuda a enfrentar el cambio climático global y mantiene el desarrollo sostenible internacional. Las exportaciones de productos solares de China a la UE ayudan a promover el crecimiento ecológico de la región y benefician a ambas partes, dijo Li.

China es un socio comercial muy importante de Alemania y de la UE, indicó Li, quien pidió a las dos partes que trabajen contra el proteccionismo comercial.

Li también reiteró el apoyo de China a la UE para combatir la crisis de deuda soberana, y expresó el deseo de que el Mecanismo de Estabilidad Europea (MEE) lanzado recientemente, y en gran parte financiado por Alemania, tenga un mayor papel de facilitación y de coordinación.

Westerwelle, que está visitando China de jueves a sábado por invitación del canciller chino Yang Jiechi, expresó el compromiso de Alemania de trabajar con China a un nivel superior.

Agradeció a China su apoyo a la UE en el problema de la deuda soberana y expresó la enérgica oposición de Alemania al proteccionismo comercial.