Washington/Ginebra. China presentó una queja este lunes en la Organización Mundial del Comercio (OMC) para desafiar una nueva ley estadounidense sobre "aranceles compensatorios", destinados a combatir los subsidios para promover las exportaciones.

El reclamo, presentado horas después de que Estados Unidos dijo que lanzaría una amplia queja comercial contra el respaldo de China a las exportaciones de autos, afecta potencialmente a cerca de 30 productos a los que previamente habían apuntado los aranceles estadounidenses, dijo un responsable comercial familiarizado con el caso.

Los dos casos podrían llevar el foco hacia la gestión del presidente Barack Obama de la a veces beligerante relación de Estados Unidos con china y su apoyo para la industria automotriz en las últimas semanas previas a una pareja elección presidencial.

En un breve comunicado, la OMC dijo que los productos incluían al acero, los neumáticos, imanes, químicos, artefactos de cocina, pisos de madera y torres eólicas.

En marzo, el Congreso estadounidense había votado para asegurarse de que Estados Unidos pueda aplicar impuestos a artículos subsidiados de China y Vietnam, medida que la Casa Blanca calificó como necesaria para proteger el empleo local. Obama promulgó la ley.

El ministerio de Comercio de China atacó a Estados Unidos este lunes por apuntar al país asiático con impuestos anti subsidios.

"China espera que Estados Unidos pueda corregir su política errónea y resolver apropiadamente las preocupaciones de China a través de consultas y de los mecanismos de resolución de disputas de la OMC", dijo en un comunicado el portavoz del ministerio Shen Danyang.

El ministerio de Comercio no hizo mención de la decisión de Estados Unidos de iniciar un caso contra China en la OMC por presuntos subsidios ilegales para automóviles y autopartes.

Obama anunciará la queja de su país presentada en la OMC durante una gira proselitista en Ohio, informó el domingo un funcionario de la Casa Blanca.

La presentación permite a Obama tomar una postura respecto a China, y promover los intereses de una industria que brinda gran cantidad de empleo en uno de los estados que podrían inclinar la balanza en la elección presidencial.

Su rival, Mitt Romney, ha atacado a Obama por lo que califica como un enfoque cauteloso para presionar a China en el control de normas internacionales de comercio, tipos de cambio, y patentes y marcas registradas.

"El pricipio clave que está en juego es que China debe jugar con las reglas del sistema de comercio global", señaló el funcionario de la Casa Blanca.

"Mientras no lo haga, el Gobierno tomará acciones para asegurarse de que los empresarios y los trabajadores estadounidenses estén compitiendo en un escenario equilibrado", agregó.

Obama ha dicho que Pekín está violando leyes de comercio aplicando impuestos por más de 3.000 millones de dólares a las exportaciones estadounidenses de autos. Además del caso de los subsidios, el presidente dará el siguiente paso formal en la OMC para protestar contra esos impuestos, informó el funcionario.