Quito. Aún no comienza su debate en la Asamblea, pero el proyecto de Ley Orgánica para el Equilibrio de las Finanzas Públicas ya tiene sus primeros efectos en el comercio: dueños y encargados de negocios de venta de cigarrillos, bebidas alcohólicas y azucaradas están expectantes ante el incremento de precios de estos productos y el impacto que esto tendrá en sus ventas.

La reforma propone un alza en el Impuesto a los Consumos Especiales (ICE) que pagan esos productos. Para la cerveza este se duplica y para bebidas gaseosas aumenta directamente $ 0,25 por litro.

A Karla Velasco, dueña de una pequeña panadería en el suburbio de Guayaquil, le preocupa el incremento que vayan a tener las gaseosas, pues su negocio depende mayormente de esas ventas. “Dicen que la cola de tres litros va a costar 0,75 centavos más, así ya nadie va a comprar”, asegura la comerciante, para quien esta bebida se ha convertido en un producto básico en algunos hogares.

En el sur, un propietario de un minimarket, que prefiere la reserva de su nombre, indica que sus proveedores de bebidas gaseosas suspendieron esta semana la entrega de promociones ante la llegada del proyecto de ley a la Asamblea. “Suspendieron todo y dijeron que los precios van a subir desde la próxima semana”, señala.

En las tiendas, las gaseosas son la principal bebida no alcohólica que se tiene a disposición de los clientes (en un 97%), seguido de los hidratantes (87%). Son los resultados de una encuesta realizada por la firma de investigación Millward Brown a cien tenderos de Quito y Guayaquil los pasados 23 y 24 de marzo y difundida por la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos y Bebidas. Ese estudio señala que un 61% de los comerciantes considera que el incremento a las bebidas azucaradas afectará “mucho” y “muchísimo” en sus ventas.

En el caso de la cerveza, Miguel Izquierdo, encargado del local El Botellón, en la Alborada, indica que los precios aún no registran alza, pero que sus diferentes proveedores le han hecho conocer que sí habrá un incremento en las próximas semanas por el nuevo impuesto: $ 12 por litro de alcohol puro.

“El vendedor de la cerveza ya me dijo que el precio subiría por botella a $ 1,50”, menciona preocupado Izquierdo, cuyos proveedores de cigarrillos también le han señalado que espere un incremento en las próximas dos semanas, lo que a su criterio ahondaría más la crisis que sufre su negocio. Sus ingresos, afirma, se han desplomado más del 50% en estos primeros tres meses del año.