Las relaciones económicas con China han generado beneficios sustanciales a Estados Unidos porque han creado empleos y utilidades a negocios estadounidenses, señaló hoy el Ministerio de Comercio de China (MCCh).

China no es el único beneficiario de las relaciones económicas entre China y Estados Unidos, las cuales por naturaleza son de ganar-ganar, comentó el vocero del MCCh, Sun Jiwen, en conferencia de prensa.

Las exportaciones de artículos de Estados Unidos a China han aumentado en un promedio anual de 11% en la última década, convirtiendo a China en su mercado de exportación de más rápido crecimiento fuera de América del norte.

Entre el 2001 y el 2016, las exportaciones de servicios de Estados Unidos a China se multiplicaron 15 veces, y el superávit en comercio de servicios de Estados Unidos aumentó 29 veces, agregó.

Además, el comercio y la inversión con China apoyaron aproximadamente 2,6 millones de empleos en Estados Unidos en 2015, mencionó Sun, quien citó datos estadísticos del Consejo de Negocios Estados Unidos-China.

A finales de 2016, la inversión no financiera en Estados Unidos por parte de empresas chinas ascendió a alrededor de US$50.000 millones, lo cual creó cerca de 100.000 empleos en 44 estados, dijo Sun.

La inversión estadounidense en China también ha beneficiado a firmas de Estados Unidos, 90% de las cuales fueron rentables, como lo muestra una encuesta del año pasado del Consejo de Negocios Estados Unidos-China.

El volumen comercial entre Estados Unidos y China aumentó de US$2.500 millones en 1979 a alrededor de US$520.000 millones en 2016, mientras que la inversión mutua superó los US$170.000 millones a finales de 2016.