El Observador de Uruguay. Acompañado de un dólar estable y un repunte del consumo, el sector del comercio cerró 2017 con el mejor nivel de ventas desde principios de 2015. Con ese aumento de la actividad, la perspectiva de los empresarios es optimista para este año, aunque marcan como principal desafío recuperar la rentabilidad perdida.

Una encuesta divulgada por la Cámara de Comercio señaló que 21 de los 28 rubros relevados mostraron en el cuarto trimestre de 2017 un aumento real de ventas.

Ese período, además, tuvo el mejor índice de difusión (71%) desde el primer trimestre de 2015. El mismo se calcula considerando qué proporción de sectores que integran la encuesta presentaron tasas de variación positivas en sus niveles de ventas reales.

Uno de los rubros que se destacó fue el de automóviles y camionetas, que cerró el año con un incremento de las ventas de 19,5%, según datos de la Asociación de Concesionarios de Marcas de Automotores (Ascoma).

Tomando en cuenta los datos generales, la Cámara de Comercio indicó que "el escenario durante 2017 se presentó más favorable y al mismo tiempo se detecta un grado mayor de perspectivas positivas para 2018 por parte de los empresarios".

Esa mejor previsión de actividad se fundamenta en varios elementos. Por un lado, en la mejora del poder adquisitivo de los hogares tras la reducción de los niveles de inflación respecto a años anteriores. En 2017, la suba general de precios se ubicó en 6,55%, dentro de la meta del Banco Central (BCU) de entre 3% y 7%.

La Cámara de Comercio indicó que "el escenario durante 2017 se presentó más favorable y al mismo tiempo se detecta un grado mayor de perspectivas positivas para 2018 por parte de los empresarios".

Otro aspecto mencionado por la gremial fue la disponibilidad creciente del crédito al consumo. El aumento del gasto de los hogares también se reflejó en el último informe disponible de Cuentas Nacionales correspondiente al tercer trimestre de 2017, donde el consumo privado creció 3,8%.

Además, como otro elemento positivo la gremial resaltó la estabilidad del valor del dólar que permitió un abaratamiento de los bienes de origen importado. La divisa terminó el año pasado en $28,76 con una baja de 1,68% respecto a un año atrás.

El desafío, mejorar margen. A pesar del buen desempeño del año pasado y la perspectiva positiva para el actual, el informe indicó que "el gran desafío" consiste en lograr recuperar los niveles de rentabilidad de las empresas, más allá de la recuperación parcial que han mostrado las ventas reales en algunos casos.

En la misma línea, los empresarios consultados manifestaron una "gran preocupación respecto al incremento de costos que enfrentan en su actividad".

Una muestra de esa situación, añadió el escrito, es que los mayores niveles de crecimiento económico del país no se reflejan en nuevos procesos de inversión privada ni en contratación de mano de obra.

"Los altos costos que deben enfrentar las empresas, tanto laborales como no laborales, se traducen en menores niveles de rentabilidad, escasos nuevos procesos de inversión, así como en el freno a la hora de decidir contratar mayor cantidad de mano de obra", expresó la cámara.

De esa forma, indicó que de no realizarse ajustes necesarios en las cuentas públicas, priorizando las inversiones en materia de seguridad, capacitación de la fuerza laboral y desarrollo mayor de planes de infraestructura, el "fuerte peso de los costos continuará recayendo sobre el sector privado, sin obtenerse a cambio una contrapartida que permita sostener el crecimiento alcanzado".

La nueva ronda de Consejos de Salarios. El documento de la Cámara de Comercio también se refirió a la próxima ronda de los Consejos de Salarios. Para esa instancia señaló que "el principal desafío, tanto para las autoridades, como para los trabajadores y empresarios, será negociar nuevas pautas de ajustes salariales que permitan alcanzar mayores niveles de creación de empleos.

Además, marcó que este año también se discutirá la Rendición de Cuentas, la última de este período de gobierno. "El desafío en este caso será que esta instancia no se traduzca en nuevas disposiciones que tengan como único fin aumentar la recaudación fiscal, vía el aumento de la carga que debe enfrentar el sector privado", plantea la gremial.