Londres. El conflicto comercial entre Estados Unidos y China podría causar una conmoción a los mercados emergentes ya de por sí en dificultades, elevando la perspectiva de que las crisis en Turquía y Argentina se puedan extender al mundo en desarrollo, advirtió la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Lagarde declaró al periódico "Financial Times" en una entrevista publicada este miércoles que su personal aún no ve la propagación del "contagio" a múltiples países.

Sin embargo, advirtió que "esas cosas podrían cambiar rápidamente" y se refirió a la "incertidumbre y falta de confianza ya producidas por las amenazas contra el comercio, incluso antes de que se materialicen" como uno de los principales peligros que enfrenta el mundo en desarrollo.

Lagarde dijo que un incremento en los aranceles tendría un "impacto cuantificable en el crecimiento en China" y "provocaría vulnerabilidades" entre los vecinos asiáticos de China debido a las cadenas de suministro integradas.

El impacto adverso en Estados Unidos se sentiría principalmente entre "las personas de bajos ingresos dentro de la población consumidora" que se vería afectada por elevados precios en una amplia gama de productos, advirtió Lagarde.  

"Añadiría conmoción a la situación donde no hay ningún contagio pero sí vulnerabilidades fragmentadas. Agregaría una conmoción adicional", indicó.

"El comercio es algo positivo, el comercio es un plus, el comercio necesita arreglo ciertamente pero es una herramienta y un motor para el crecimiento que no debe estar bajo amenaza, particularmente en este momento", declaró Lagarde al periódico.