Washington. Los negociadores del Congreso de EE.UU. rompieron con un empate de semanas de duración sobre los pactos comerciales con Corea del Sur, Colombia y Panamá.

En virtud de un compromiso bipartidista, se generará una renovación del programa de Asistencia de Ajuste al Comercio (TAA por sus siglas en inglés), que ayuda a los trabajadores desplazados por el comercio, lo que permitirá que éstos sean incluidos en la legislación coreana, según publica The Wall Street Journal.

La renovación de dos programas que ofrecen tratamiento arancelario preferencial para determinadas mercancías procedentes de los países andinos a los EE.UU., en tanto, se incluirán en el proyecto de Colombia.

El acuerdo permite que el Comité Senatorial de Finanzas pueda iniciar el proceso de revisión de las cuentas de comercio, conocido como un "simulacro de marcado", probablemente este jueves.

Los tres proyectos de ley se podrían avanzar hacia una votación final, antes del receso del Congreso fijado para agosto.