México. China está emprendiendo amplios esfuerzos para impulsar su cooperación de beneficio mutuo con regiones lejanas geográficamente como América Latina.

Gracias al rápido desarrollo de la cooperación en inversión entre China y América Latina, hasta finales de 2014 la inversión directa de China en esa zona totalizó US$98.900 millones y el volumen combinado real de los proyectos contratados en la región llegó a US$67.600 millones, de acuerdo con cifras del ministerio chino de Comercio.

Ya son cientos de empresas chinas las que han invertido en Perú y se prevé un crecimiento en los sectores de la minería e hidrocarburos, así como en infraestructura.

Durante los últimos años, las relaciones comerciales entre China y los países de América Latina y el Caribe se han vuelto más estrechas. Según cifras aduaneras, el volumen comercial sino-latinoamericano se incrementó en 0,8% anual hasta los US$263.600 millones en 2014.

En mayo pasado, el primer ministro chino, Li Keqiang, realizó una gira por Brasil, Colombia, Perú y Chile, países con los que firmó decenas de convenios por miles de millones de dólares.

Con la visita, Li reiteró la aspiración china de impulsar la colaboración en materia de capacidad productiva con la región latinoamericana y propuso el nuevo modelo de cooperación "3 por 3", iniciativa que satisface las necesidades de reestructuración económica de ambas partes.

El nuevo modelo de cooperación "3 por 3" está compuesto por tres vías: logística, energética e informática; la interacción virtuosa entre las empresas, la sociedad y el gobierno, y los tres canales de financiación: fondos, créditos y seguros.

La propuesta del primer ministro impulsará a las empresas chinas a invertir en la región para fomentar la cooperación en el procesamiento de productos energéticos, mineros y agrícolas y forjar la cooperación en la cadena completa de las industrias de la maquinaria, la siderurgia, la química, los alimentos y los materiales de construcción.

Inversión e infraestructura. América Latina ha tenido un déficit en infraestructura que ha impedido una mayor capacidad de desarrollo aunque al mismo tiempo esa falta constituye la oportunidad de inversión más atractiva de la zona.

Por su parte, China goza de ventajas comparativas en capitales, equipamientos y tecnología de infraestructura, lo que hace que el país asiático muestre gran interés en invertir en las naciones latinoamericanas en ese terreno.

De acuerdo con el secretario ejecutivo adjunto de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Antonio Prado, China y América Latina cuentan con una convergencia de intereses en infraestructura.

Señaló que en China existe una sobrecapacidad para producir maquinaria y equipo para la construcción de infraestructura y también de ingeniería en infraestructura. En cambio, América Latina tiene un déficit en esa área.

[[wysiwyg_imageupload:5885:]]

La conexión industrial. El panorama del desarrollo industrial de China constrasta con el de América Latina. El gobierno chino publicó en mayo el plan "Hecho en China 2025" destinado a que el gigante asiático pase de ser la fábrica del mundo a una potencia manufacturera mundial.

Para la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, el interés de China en fortalecer los vínculos con la región ofrece "una oportunidad histórica" y puso como ejemplo la reversión de la "preocupante reprimarización exportadora" generada por los altos precios de las materias primas, mediante "avances en productividad, innovación, infraestructura, logística y formación y capacitación".

De acuerdo con Bárcena, "la cooperación entre la región y China podría privilegiar esta renovación de la polítia industrial, favoreciendo el procesamiento de los recursos naturales y sus encadenamientos productivos con las manufacturas y los servicios".

Como ejemplo de ello, los fabricantes chinos de maquinaria pesada SANY, XCMG y Zoomlion crecen rápidamente en Brasil y ocupan el 85% del mercado de grúas en la nación sudamericana.

En la industria de la tecnología de la información, las empresas chinas también cuentan con un gran ímpetu de penetración en el mercado latinoamericano.

En 2014, la empresa china de internet Baidu lanzó en Brasil un nuevo motor de búsqueda en portugués, mientras que la china Alibaba ha elevado, vía Aliexpress, su volumen de comercio electrónico hasta representar el 20% del comercio total de este tipo en el país.

[[wysiwyg_imageupload:5886:]]

La gripe de Li Keqiang. Durante la gira oficial del primer ministro Li Keqiang por Brasil, Colombia, Perú y Chile, del 18 al 26 de mayo pasado, se firmaron más de 70 documentos de cooperación por valor de decenas de miles de millones de dólares.

En Brasil, el primer ministro anunció el 19 de mayo que Beijing creará un fondo especial de US$30.000 millones para fomentar la cooperación entre China y América Latina en materia de la capacidad productiva y la fabricación de equipamiento, sin ningún compromiso político.

Por otra parte, el Banco Industrial y Comercial de China y el banco brasileño Caixa Económica Federal llegaron a un acuerdo que prevé un fondo de US$50.000 millones dirigido a las infraestructuras.

El ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, Armando Monteiro Neto, dijo que la visita de Li abrió nuevos horizontes de cooperación sino-brasileña en el sector financiero.

Indicó que "en cooperación financiera, la perspectiva es crear dos fondos que puedan contribuir de forma importante a la financiación de proyectos estratégicos en Brasil y América Latina".

En Chile, Li Keqiang y la presidenta chilena, Michelle Bachelet, fueron testigos de la firma de un memorando de entendimiento entre el Banco Popular de China y el Banco Central de Chile, que estipula la permuta de divisas por un valor de 22.000 millones de yuanes (US$3.600 millones).

Chile y China decidieron establecer en Santiago el primer banco de liquidación de yuanes en la región, mientras que la parte china ofrecerá a los Inversores Institucionales Extranjeros Calificados denominados en Renmimbi una cuota de 50.000 millones de yuanes para apoyar el desarrollo de la economía real.

El canciller chileno Heraldo Muñoz aplaudió los nuevos logros de la cooperación financiera entre ambas partes, e indicó que "Chile se va a transformar en un centro financiero para China para la liquidación de su moneda, a través de la instalación acá".

Durante la visita del primer ministro chino a Brasil y Perú, los tres países decidieron llevar a cabo un estudio de viabilidad sobre la propuesta de un ferrocarril transcontinental que conectaría la costa del Pacífico de Perú con la costa del Atlántico de Brasil.

De acuerdo con el primer ministro, China ha acumulado mucha experiencia en la construcción de ferrocarriles y destacó que los equipos de fabricación china cuentan con ventajas en lo que se refiere a la seguridad y al coste, elementos clave que le han permitido pasar la prueba de las competiciones en el mercado internacional.

Li Keqiang declaró que China está dispuesta a participar en la construcción del Túnel Biocéanico de Chile que vinculará el Pacífico con el Atlántico, compartiendo su abundante experiencia en la construcción de túneles ubicados en zonas propensas a sismos.

La presencia de Li en Perú permitió subrayar la prioridad que China concede al país sudamericano como socio político, económico y comercial y permitió la firma de acuerdos sobre cooperación y tecnificación.

Ya son cientos de empresas chinas las que han invertido en Perú y se prevé un crecimiento en los sectores de la minería e hidrocarburos, así como en infraestructura.

Actualmente el Banco Industrial y Comercial de China (BICCh), una de las mayores entidades de la banca mundial, tiene una sede en Lima, mientras que la inversión china en Perú llegó a los 18.000 millones de dólares hasta finales de 2014, principalmente basada en el sector minero, con la explotación de los yacimientos de cobre y hierro, además de hidrocarburos y pesquería.

Apoyo chino a América Latina. De acuerdo con Alicia Bárcena, América Latina necesita diversificar su matriz productiva y el perfil exportador y China dará su apoyo en ese reto.

Bárcena citó unas palabras del primer ministro chino: "hemos pensado y repensado la relación de China con América Latina y queremos una relación que responda a lo que América Latina necesita".

La visita de Li Keqiang por cuatro naciones latinoamericanas estuvo marcada por la cooperación en capacidad productiva, infraestructura y manufactura de equipos, para convertirse en un enlace entre las necesidades de América Latina y las ventajas de China.