El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas impuso el sábado nuevas sanciones a Corea del Norte que podrían reducir en un tercio los ingresos anuales de US$3.000 millones por exportaciones del Estado asiático, luego de dos pruebas intercontinentales de misiles balísticos realizadas en julio por Pyongyang.

El borrador de la resolución redactado por Estados Unidos prohíbe las exportaciones norcoreanas de carbón, hierro, mineral de hierro, plomo, mineral de plomo y mariscos.

También impide a los países aumentar el número actual de trabajadores norcoreanos en el extranjero, prohíbe nuevas empresas conjuntas con Corea del Norte y cualquier nueva inversión en firmas conjuntas actuales.

La resolución, adoptada por unanimidad, agrega nueve personas y cuatro entidades a la lista negra de la ONU, entre ellas el principal banco cambiario de Corea del Norte, a los que somete a una congelación de activos y prohibición de viajes.