Beinjing. Cinco años después del establecimiento de los vínculos diplomáticos, Costa Rica se prepara para las grandes oportunidades que se presentan ante su relación con China, sobre todo en los sectores de inversión y turismo, dijo Marco Ruiz, embajador de Costa Rica en China, en una entrevista exclusiva con Xinhua.

Al califar el momento actual como "una nueva era de desarrollo" de los lazos bilaterales, Ruiz dijo que Costa Rica está realizando esfuerzos para atraer más inversión y turismo de China, además de diversificar y ampliar el comercio.

"En los primeros tres, cuatro años se consolidaban los vínculos, a partir de ahora nos prepararemos para impulsar el desarrollo de esta relación", destacó el ex ministro costarricense de Comercio Exterior, expresando la esperanza de Costa Rica de convertirse en un país plataforma con condiciones óptimas para que las empresas chinas se instalen y se expandan hacia los mercados de las Américas y el Caribe a medio plazo.

De acuerdo con la dirección que ha tomado la relación de cooperación amistosa y de beneficio mutuo acordada durante la reciente visita de Estado de la presidenta costarricense Laura Chinchilla a China, Costa Rica pretende absorber más inversión china para sectores clave como el de las infraestructuras, dijo Ruiz.

El diplomático costarricense indicó que también se ven grandes posibilidades en los sectores de la exportación de ganadería, productos derivados del cerdo, lácteos, componentes electrónicos y de industria ligera de alta tecnología, así como en los servicios comerciales (servicio al cliente, posventa, mantenimiento, contactos, etc.) en que Costa Rica cuenta con condiciones óptimas.

"Nosotros somos un país que tiene tratados de libre comercio con las principales economías de la región, un centro de sedes de gran número de multinacionales y un aliado que China necesita para promover su inversión en el exterior por conocer cómo se hace el negocio con los chinos", dijo.

Ruiz afirmó que el año que viene, San José, capital de su país, será sede de la edición 2013 de la VII Cumbre Empresarial China-América Latina, a donde acudirá un número significativo de empresarios chinos. Será una oportunidad para que la parte china se familiarice con un país de tan ricos recursos turísticos situado entre el Océano Pacífico y el Atlántico, sostuvo.

Como gesto de buena voluntad, el país centroamericano permite las visitas de aquellos ciudadanos chinos que dispongan de un visado válido emitido por Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea, Japón o la República de Corea, sin necesidad de obtener uno costarricense.

A partir del año próximo, la embajada pondrá en marcha un programa en las dos ciudades de Beijing y Shanghai en que organizará misiones de empresarios del sector turístico de China para que visiten y conozcan un país de tan ricos recursos en ecoturismo.

En un esfuerzo particular por facilitar el intercambio comercial, el país ha flexibilizado el trámite para los visados de negocios de los empresarios chinos cuyas compañías están registradas bajo el Consejo Chino para el Fomento del Comercio Internacional (CCPIT, siglas en inglés).

Ruiz afirmó que el año que viene, San José, capital de su país, será sede de la edición 2013 de la VII Cumbre Empresarial China-América Latina, a donde acudirá un número significativo de empresarios chinos. Será una oportunidad para que la parte china se familiarice con un país de tan ricos recursos turísticos situado entre el Océano Pacífico y el Atlántico, sostuvo.

"Estamos elaborando un programa para que los chinos lleguen y, en dos, tres días, puedan conocer una gran parte del país, y que conozcan nuestras riquezas turísticas, que se enamoren del país y luego vayan a hacer negocios también", dijo.

La Cumbre Empresarial China-América Latina fue creada en el CCPIT en 2007 como primer mecanismo interregional y plataforma entre los sectores de negocio del país asiático y sus contrapartes latinoamericanas y del Caribe. El evento tendrá lugar este año en la ciudad de Hangzhou, en el este de China, los días 17 y 18 de octubre.

Bajo el lema de "Sin ingredientes artificiales", "Costa Rica es un buen país para un turismo especializado, y no masivo". Explicó Ruiz que el país tiene una porción pequeña de territorio pero una belleza diversa y particular; cuenta con montañas, volcanes, ríos, parques naturales para contemplar la flora y la fauna tropical; desde playas blancas y tranquilas en el Caribe hasta hoteles de cinco estrellas, campos de golf e instalaciones modernas en la costa del Pacífico, y un clima agradable a lo largo del año.

Desde que Costa Rica se convistió en un destino turístico para los viajeros chinos, el país se ha estado preparando para desarrollar un sector que hasta el momento sólo ha registrado un pequeño flujo de turistas provenientes de Oriente, en su mayoría comerciantes o personas del ámbito universitario.

Costa Rica espera ser un importante centro turístico para los chinos a medio plazo, dijo Ruiz.

El esfuerzo por parte costarricense incluye la promoción del idioma chino, con más becas ofrecidas por China con el objetivo de animar su aprendizaje.

Con el apoyo de la embajada costarricense, una importante agencia de viajes china pondrá a la venta en noviembre un paquete diseñado para llevar a los turistas chinos a Los Angeles, en la costa occidental de Estados Unidos, a pasar unos días en Costa Rica disfrutando de la naturaleza y la cultura, y luego a concluir la ruta en Nueva York haciendo compras, reveló.

La opción de pasar por Costa Rica supone un costo extra de 600 dólares, de acuerdo con el plan.

Las administraciones de aviación civil de ambos lados han conversado sobre la posibilidad de operar vuelos directos entre China y Costa Rica a fin de disminuir aún más la distancia ante un previsible aumento del flujo causado por el ya existente interés y el gran número de solicitudes.

China y Costa Rica establecieron relaciones diplomáticas en 2007. Desde entonces, China ha llegado a ser el segundo mayor socio comercial de Costa Rica y el volumen de comercio bilateral se situó en los 4.720 millones de dólares en 2011.

Mientras tanto, Costa Rica es el único país de América Latina que ha mantenido un superávit comercial con China, exportándole chips de ordenadores y otros componentes electrónicos para la industria manufacturera de alta tecnología.