San José, EFE. Costa Rica enfrenta un arbitraje internacional por tratos discriminatorios iniciado por la empresa de capital suizo Gas Zeta, principal envasador de gas de cocina en el país centroamericano, explicó hoy una fuente oficial.

Medios locales informaron de la demanda interpuesta ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), organismo autónomo del Banco Mundial, en la que la empresa estaría reclamando una indemnización de 30 millones de dólares.

El ministro costarricense de Ambiente y Energía, René Castro, confirmó la existencia de la demanda, pero afirmó que no tiene el dato preciso del monto de dinero que está reclamando la empresa.

"Honestamente no tenemos una gran preocupación. Es un derecho que asiste a las empresas, pero no les va a fructificar", expresó el funcionario en declaraciones a la local radio ADN.

Según el ministro, Gas Zeta se queja de tratos discriminatorios porque no les han aprobado aumentos de tarifas en varios meses, por nuevas exigencias de seguridad en las válvulas de los cilindros de gas y por un proyecto de ley que estudia el Congreso que establece más fiscalización estatal a los centros distribuidores de gas de cocina.

"La demanda es un movimiento defensivo que la ley les permite que no creo que les conduzca a buen puerto", reiteró Castro.

Gas Zeta, que por el momento no se ha referido al asunto, maneja cerca del 70% del negocio de envasado de gas en Costa Rica.