El gobierno de Costa Rica se ha fijado tentativamente alcanzar una meta de exportación de bienes y servicios de US$20.000 millones para diciembre de 2017.

La cifra aún está en estudio y quedará en firme al cumplir los primeros 100 días de gobierno del presidente Luis Guillermo Solís.

Con esa marca, el comercio exterior tendría que catapultarse en un 18% desde la base de los US$17.000 millones que se fijó y cumplió durante la administración de la ex presidenta, Laura Chinchilla.

Alexander Mora, ministro de Comercio Exterior, dijo que la meta es retadora, porque en ella hay que considerar el impacto que ocasionó la decisión de Intel de cerrar su operación manufacturera en el país.

Según las proyecciones gubernamentales, ese hecho hará que el valor de las ventas al exterior de productos no aumente sino hasta 2016.

Así, para este año y el próximo, la venta de bienes en los mercados internacionales será similar a la de 2013, cuando se cerró en US$11.543 millones, consigna La Nación.

A pesar de eso, Mora expresó que confían en un incremento del 40% en el valor de las ventas de dispositivos médicos; y en el alza, aún sin estimar, de los productos agrícolas y agroindustriales. Al mismo tiempo, el gobierno apuesta por la exportación de servicios.

La presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), Mónica Segnini, dijo que si se reúnen ciertas condiciones como una reducción en el costo de la energía, la mejora en la promoción y la reactivación del mercado centroamericano alcanzar esa meta sería posible e incluso podría sobrepasarse.

El vicepresidente ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia), Mario Montero, agregó por su parte que para alcanzar ese objetivo exportador será importante conocer las condiciones políticas y los programas que acompañarán el esfuerzo.

En el primer semestre de este año, las exportaciones costarricenses reportaron un crecimiento de 1,7% en comparación con el mismo período de 2013, con lo que llegaron a US$5.921 millones.