El crecimiento del comercio probablemente seguirá atenuándose en el cuarto trimestre de 2018, según el último Indicador de las Perspectivas del Comercio Mundial de 2018 (WTOI) de la OMC, publicado este lunes que muestra caídas en los siete segmentos que mide.

El registro más reciente del indicador de la Organización Mundial del Comercio, de 98,6, es el más bajo desde octubre de 2016 y refleja descensos en todos los índices que componen el indicador. 

El resultado refleja además una mayor pérdida de impulso desde agosto, cuando el índice estaba en 100,3 y se sitúa por debajo del valor de referencia para el índice, que es de 100, lo que señala que previsiblemente el crecimiento del comercio en los próximos meses será inferior a la tendencia.

El WTOI proporciona una cifra global de desempeño en relación con la tendencia, donde una cifra de 100 indicaría que el comercio está creciendo conforme a las tendencias, una cifra superior a 100 sugeriría un crecimiento superior, y una cifra inferior a 100 un crecimiento por debajo de la tendencia. 

"Los riesgos para el pronóstico son considerables y están fuertemente ponderados a la baja. Un mayor aumento de las tensiones comerciales podría tener efectos negativos directos en el comercio, pero también más allá", dijo la OMC.

En la última lectura, los componentes electrónicos cayeron a 93,3 desde 102,2 en el trimestre anterior, mientras que las materias primas agrícolas bajaron a 97,2 desde 100,1 y los pedidos de exportación se redujeron a 96,6 desde 97,2 en agosto.

Mientras tanto, el transporte aéreo internacional (100.0) y el rendimiento del puerto de contenedores. (101.2) han bajado, pero siguen en tendencia positiva.

El crecimiento del comercio mundial no ha logrado superar de forma consistente el ritmo de expansión de la economía desde la crisis financiera mundial de 2008, poniendo fin a un largo periodo en que el comercio creció aproximadamente al doble que la tasa del PIB global.

El comercio pareció revivir el año pasado cuando creció un 4,7 por ciento, lo que provocó pronósticos alentadores en abril de incrementos de un 4,4 por ciento este año y un 4,0 por ciento en 2019. Pero la OMC recortó esos pronósticos en septiembre a raíz de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

De todas maneras, las nuevas previsiones de la OMC que hablan de un crecimiento de un 3,9 por ciento este año y un 3,7 por ciento en 2019 podrían ser demasiado optimistas.

"Los riesgos para el pronóstico son considerables y están fuertemente ponderados a la baja. Un mayor aumento de las tensiones comerciales podría tener efectos negativos directos en el comercio, pero también más allá", dijo la OMC en un informe sobre las barreras comerciales del G20 la semana pasada.

Otros riesgos potenciales incluyen tensiones geopolíticas y, en el mediano a largo plazo, el envejecimiento de la población en países desarrollados, y un reequilibrio económico en China.

En el Indicador de las Perspectivas del Comercio Mundial, la OMC combina una serie de índices relacionados con el comercio que permiten conocer oportunamente la dirección del comercio mundial en un momento dado y su evolución probable en un futuro cercano. 

*Con información de Reuters.