La Habana. Cuba anunció este viernes el restablecimiento del pago de impuestos a alimentos importados por viajeros a la isla, tras cuatro años de exenciones que beneficiaron a propietarios de cafeterías y restaurantes que florecieron en medio de las reformas económicas emprendidas por Raúl Castro.

La Aduana General de Cuba en su sitio web (www.aduana.co.cu) dijo en un comunicado que la medida entrará en vigor el 18 de junio, eliminando una decisión del 2008 que fue tomada para paliar los daños y pérdidas dejados ese año por tres huracanes.

El gobierno cubano ha dicho que no tiene condiciones económicas para la apertura de un mercado mayorista, una vieja demanda de los emprendedores, quienes serían los principales afectados por la medida.

Las autoridades no dieron un estimado de cuánto dinero se recaudaría por el levantamiento de esas exenciones.

La Aduana General de la República dijo que "resulta necesario restablecer y exigir, a partir del 18 de junio del presente año 2012, el pago de los derechos de aduana para la importación de alimentos por la vía de pasajeros".

Emprendedores consultados por Reuters se mostraron desalentados con la regulación.

"Imagínate, ahora se pone más difícil, hasta ahora estábamos resolviendo con lo que traen nuestros familiares de Miami", dijo el propietario de una cafetería en La Habana, Miguel Angel, aludiendo a la importación de café, condimentos, granos y otros insumos.

"Esto va quizás a acelerar la apertura de un mercado mayorista en el país", comentó.

Dentro de un plan de más de 300 reformas económicas aprobadas por un congreso del gobernante Partido Comunista en abril del 2011 se dio luz verde a la iniciativa privada en la isla, lo cual llevó a que más de 385.000 cubanos pasaran a hacer actividades privadas.

Fuentes del gobierno sostienen que entre las áreas más concurridas dentro de las formas no estatales de producción están la venta de alimentos, la renta de casas y habitaciones y el transporte de pasajeros.

El gobierno ha tomado medidas para impulsar la producción de alimentos con vistas a eliminar costosas importaciones, pero siguen siendo insuficientes.

Según el texto, la Aduana mantuvo la exención de pago a los viajeros que ingresan a Cuba por la importación de 10 kilogramos de medicamentos.