La Habana. Cuba acondiciona hoy a marcha forzada las instalaciones de la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM), un puerto de aguas profundas ubicado a unos 45 kilómetros al este de La Habana.

Más de 4.000 trabajadores laboran en las parcelas en las que está dividida el área de 465,4 kilómetros cuadrados, donde la denominada Zona 8 ya está lista para recibir a los empresarios interesados en hacer inversiones en la isla.

En noviembre próximo debe ser inaugurado un Centro de negocios, situado sobre una de las colinas que rodean la bahía, donde radicarán una oficina de la ZEDM, banco, puesto médico, restaurante y otros espacios destinados al alquiler a inversionistas o empresas.

El corazón de la ZEDM, primera zona especial de desarrollo de la isla, es una gigantesca terminal de contenedores, con capacidad para hasta un millón de esos portadores, ya está en pleno funcionamiento, un año y medio después de su inauguración.

Esa terminal, primera inversión en la ZEDM, dejó atrás el período de puesta en marcha y los expertos aseguran que entró en una etapa de consolidación, luego de asimilar el tráfico de las navieras que operaban en la cercana Bahía de La Habana.

El director adjunto de la terminal, Leonardo Sosa, dijo que la productividad y los rendimientos que se obtienen al cierre del primer trimestre del 2015 son similares al de otras terminales que operan en la región de Centroamérica y el Caribe y con los estándares del socio extranjero que participa en la administración.

El ingeniero agregó que el personal técnico pasa por una etapa de preparación para recibir los transbordos internacionales, de cara a la llegada a la isla de los grandes buques tipo Panamax, que, aseguró, "a principios de junio ya estaremos listos como terminal para recibirlos".

También se trabaja en las líneas férreas que conectan la ZEDM con el resto de la isla y está previsto que en breve tiempo, los trenes procedentes de la zona puedan viajar hacia el Este sin tener que pasar por la ciudad de La Habana, un itinerario posible al terminarse el tramo de vía que enlazará la línea de Mariel con el llamado ramal Zafra.