Cuba dijo el martes que ha atraído US$2.000 millones en acuerdos para inversión extranjera en lo que va del año, un récord y una señal de que el deterioro de las relaciones con Estados Unidos no ha perjudicado de manera significativa el interés en el país.

Los esfuerzos del expresidente estadounidense Barack Obama para una distensión estimularon el interés internacional en hacer negocios con Cuba, pero el presidente Donald Trump prometió volver a aplicar las sanciones de hace 50 años.

En un foro de inversión en La Habana el martes, el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, dijo que en lo que va del año se han firmado 30 acuerdos y se están negociando otros 80, de los cuales 15 están por cerrarse.

Malmierca no entregó detalles sobre las inversiones, pero otros funcionarios dijeron a medios estatales que se concentran principalmente en los sectores de turismo y energía.

El Gobierno cubano dice que necesita un mínimo de US$2.000 millones en inversión extranjera al año para hacer crecer una economía estancada, como parte de una serie de reformas del presidente Raúl Castro para actualizar un sistema de estilo soviético.

La inversión extranjera directa ha promediado cientos de millones de dólares durante más de dos décadas, según el economista cubano Omar Everleny.