Hangzhou. Más de 1.000 representantes empresariales y financieros de 30 países latinoamericanos y asiáticos se reunieron hoy miércoles en la VI Cumbre Empresarial China-América Latina, que se realiza entre los días 17 y 18 en Hangzhou, capital de la provincia oriental china de Zhejiang, para potenciar las oportunidades económicas presentadas por el nuevo modelo de desarrollo.

El vicepresidente del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (máximo órgano asesor político), Abulaiti Abudurexiti, señaló en el acto inaugural que la cooperación económica entre China y América Latina tiene vivo carácter de la época, de crecimiento y de la sostenibilidad.

"Siendo un buen ejemplo de la cooperación sur-sur y favorece la estabilidad y la recuperación de la economía mundial", subrayó.

Por su parte, el presidente del Consejo Chino para el Fomento del Comercio Internacional (CCPIT, siglas en inglés), Wan Jifei, dijo que ante la desaceleración de la economía mundial, los empresarios chinos y latinoamericanos deben aprovechar la ocasión para librarse del ciclo económico dominado por las economías desarrolladas vía diversificar los mercados de exportación, invertir mas proyectos de infraestructuras en los países latinoamericanos.

El jefe del CCPIT urgió a las empresas chinas a valer de la innovación, transformación sectorial y las inversiones en ultramar para lograr un desarrollo sostenible.

Al mismo tiempo, Wan invitó a los empresarios latinoamericanos a aumentar exportaciones con alto valor agregado para aprovechar la rápida expansión de la demanda interna de China y participar en el proceso de la urbanización china.

China y América Latina viven de una década dorada gracias a los activos intercambios comerciales. Según datos oficiales, el comercio bilateral entre China y América Latina ascendió a los US$241.500 millones en el año 2011 mientras que China invirtió en América Latina US$10.100 millones, siendo el tercer mayor socio comercial y la principal fuente de inversiones de América Latina.

En la inauguración, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Alberto Moreno, exhortó a pasar de la agroindustria extractiva, a productos más elaborados y del sector servicios ante la debilidad de la economía mundial.

Moreno hizo un llamado a la diversificación su oferta de oportunidades para la atracción de inversiones desde China, así como los productos que se comercian entre China y América Latina como estrategia para extender los beneficios mutuos de la relación entre ambas regiones.

Para Moreno, las oportunidades más importantes en la próxima década no vendrán de las grandes naciones industrializadas del norte, sino de la vasta cooperación e inversión entre los países del sur.

El evento, bajo el tema "Transformación del Comercio e Inversión para el Mayor Desarrollo", esta organizado por el CCPIT, el Banco Popular de China (el central), el BID y el gobierno municipal de Hangzhou.

Los participantes analizarán en la cumbre temas como la sostenibilidad y mayor valor agregado de la inversión y el comercio entre China y América Latina en los paneles de discusión.

También se abordaran nuevas oportunidades en el sector de los servicios globales, así como novedosos mecanismos de colaboración en material de servicios financieros e internacionalización de pequenas y medianas empresas.

Durante la cita las empresas chinas sostendrán reuniones de negocios con potenciales socios latinoamericanos.

La cumbre empresarial ofrece una plataforma para que los miles de empresarios, expertos y delegados de China y América Latina hablen sobre una serie de proyectos sustanciales de colaboración económica y comercial.

La cumbre, creada por iniciativa del CCPIT en 2007 e incluída en el Documento de Política de China hacia América Latina y el Caribe que publicó el gobierno chino en noviembre de 2008, se ha convertido en el más influyente mecanismo de cooperación económica y comercial entre China y América Latina.

Antes de ésta ya se habían celebrado cinco ediciones anuales de la cumbre, en Santiago de Chile, Harbin (capital de la provincia nororiental china de Heilongjiang), Bogotá (capital de Colombia), Chengdu (capital de la provincia suroccidental de Sichuan), y Lima de Perú.